Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Huyendo del parcial Kioto

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
domingo, 24 de septiembre de 2006, 04:28 h (CET)
El día 29 de septiembre se cumplen seis meses de la puesta en vigor del Código Técnico de la edificación, cuya principal novedad es la contribución a la autosuficiencia energética a traves de sistemas de aprovechamiento de energía solar. El día 29 por su disposiciones transitorias todas aquellas edificaciones que no hayan solicitido licencia de obras -según interpretación juristas colegiales-, deberán obligatoriamente aplicar parte de las normas entre las que se encuentran la instalación de estas placas solares. Estos meses la aceleración en la redacción de proyectos arquitectónicos es tal, que algunos Colegios de Arquitectos han llegado a expresar el record de visados. Huyen de Kioto y del notable incremento del precio de la construcción.

A nadie se le escapa que es una forma de desviar el problema energético español y el cumplimiento de Kioto a la sociedad y sus edificios individuales. Cuando se cierra la central nuclear de Zorita, y se estudia la no continuidad de la de Santa María de Garoña, matando moscas a cañonazos queremos convertir España a vista de los satélites en la brillante sonrisa holliwodiense, del reflejo de las placas que inundarán nuestras ciudades. Todo para contrarrestar Kioto y sin resolver nuestras carencias energéticas. Las empresas fabricantes e instaladoras de placas harán el agosto, y el agosto lo han cubierto de visitas comerciales. Los consumidores y ciudadanos deberán pagar de su bolsillo este parcial abrazo con Kioto, que incrementa aún más si cabe el precio de la vivienda. Placas cuya energía sirven para calentar agua en los períodos soleados, poco valen cuando si a la par se rechazan energías, que no emiten gases contaminantes a la atmósfera y resuelven las graves carencias.

Para tan particular esfuerzo ciudadano, hubiera sido deseable la subvención de tales sistemas tanto a nivel estatal cómo autonómico. Pero claro, el esfuerzo siempre para los mismos, soportados por las machacadas espaldas de los contribuyentes. En Santa Gadea de Burgos el Cid cabalga, a Garoña estudian descabalgarla.

Noticias relacionadas

Un tejido de hábitos transformadores

No menos trascendentales han de ser nuestras propias transformaciones interiores

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XV)

Hay que liberar a los miembros del Opus Dei de la funesta manía de pensar

Un salabre oxidado

Un relato estival de Francisco Castro Guerra

Te invito a un Cat Café en A Coruña

Ya podía nuestra sociedad darse más cuenta de que son seres vivos

Respetar la verdad y la autoridad en la materia

Artículo de Carmen de Soto Díez, Consultora de comunicación
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris