Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Día de la ira y del diálogo

Miguel Rivilla (Madrid)
Redacción
domingo, 24 de septiembre de 2006, 04:28 h (CET)
Benedicto XVI ha probado estos días el peso de la cruz, que llevó el divino Maestro y en la que murió Jesús, por salvar a todos los hombres. Ser testigo de la Verdad conlleva dolor, amarguras y a veces la entrega de la vida El Papa no ha podido ocultar su dolor, ante la tergiversación de sus palabras y la violenta, injusta y desmedida reacción en muchos países musulmanes: Una misionera asesinada, iglesias cristianas atacadas e incendiadas, tres católicos ejecutados e insultos, amenazas, gritos, quema de su efigie y manifestaciones anti papales en muchos lugares. A toda esta sinrazón, hay que sumar la cobardía, .el silencio y hasta la inculpación de algunos dirigentes occidentales, desafectos a la persona que encarna y es el máximo referente global de los valores y de la civilización cristiana.

Por nada tiene el Papa que arrepentirse al defender su tesis de que la religión ha de ir unida a la razón y no a la violencia y que no es conforme al querer del único Dios, imponer la fe con la guerra o las armas. La opción del Papa está claramente a favor del diálogo interreligioso e intercultural, de la cooperación entre religiones en pro de la justicia, la paz y los derechos humanos.

Mientras en muchos lugares “se celebraba el día de la ira”, Benedicto XVI ha convocado en Castel Gandolfo a todos los embajadores de países musulmanes acreditados ante la Santa Sede, para celebrar “el día del diálogo”. Hoy más que nunca el Papa necesita estar arropado por el cariño, el amor y la oración de todos los católicos del mundo Oremos para que el Espíritu Santo le ilumine y le fortalezca al frente de la Iglesia y de la paz en todo el mundo.

Noticias relacionadas

El histrionismo de P. Sánchez, muestra de la peor demagogia

“Enséñale a ignorar los gritos de las multitudes que solo reclaman derechos sin pagar el costo de sus obligaciones” Abraham Lincoln

Usar la libertad y la razón para ser personas

Cuidado con las ideas que tratan de imponernos

Gobierno y la campana Montserrat

Dolors fue la campana salvadora

Rufián situacionista

La política institucional ofrece diariamente los más chuscos espectáculos

Planck y el cálculo

Max Planck revolucionó la Física de su tiempo y es un modelo de integridad moral
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris