Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Música   Beethoven   Metha  

Musicoterapia

La música, elemento cultural de gran difusión, ¿sirve para llevar la paz al mundo?
Octavi Pereña
martes, 10 de diciembre de 2019, 08:43 h (CET)

El diccionario define así musicoterapia: “La utilización de la música como tratamiento de ciertas neurosis”. La música como tratamiento de neurosis no es un descubrimiento moderno. Hace unos 3.800 años, en el antiguo Israel, ya se utilizaba la música para tratamientos mentales. La Biblia lo documenta.

Debido a la contumaz desobediencia del rey Saúl a Dios “el Espíritu del Señor se apartó de Saúl, y le atormentaba un espíritu malo de parte del Señor” (1 Samuel 16:14). En el momento en que el Espíritu de Dios abandona a una persona, un espíritu maligno entra a ocupar el vacío producido, “y el postrer estado de aquel hombre viene a ser peor que el primero” (Mateo 12:45). La posesión satánica de Saúl se hizo evidente a los ojos de sus sirvientes, que le dicen: “He aquí ahora, un espíritu malo de parte de Dios te atormenta” (v.15). Es entonces cuando le presentan la música como remedio al mal espíritu que le atormentaba: “Diga, pues, nuestro señor a sus siervos que están delante de ti, que busquen a alguien que sepa tocar el arpa, para que cuando esté sobre ti el espíritu malo de parte de Dios, él toque con su mano y tengas alivio” (v. 16). No es necesario decir que la respuesta del monarca fue inmediata: “Buscadme, pues, ahora alguien que toque bien, y traédmelo” (v.17). ¿Dónde encontraremos a este hombre? Se preguntaron. Uno de los sirvientes de Saúl abrió a boca para decir: “He aquí yo he visto a un hijo de Isaí de Belén, que sabe tocar, es valiente y vigoroso, y hombre de guerra, prudente en sus palabras, y hermoso, y el Señor está con él” (v.18). El rey no duda ya que el trastorno mental lo perturbaba: “Y Saúl envió mensajeros a Isaí, diciendo: Envíame a David tu hijo, el que está con las ovejas” (v.19). David deja las ovejas a cargo de un sirviente y se traslada a la residencia de Saúl. El texto sigue diciendo: “Y cuando el espíritu malo de parte de Dios venía sobre Saúl, David tocaba el arpa con su mano, y Saúl tenía alivio y estaba mejor, y el espíritu malo se apartaba de él” (v.23).

Con el tiempo David se convirtió en un soldado admirado por el pueblo y alabado por las mujeres con cánticos al regreso victorioso de las batallas contra los filisteos: “Y cantaban las mujeres que danzaban, y decían: Saúl hirió a sus miles, y David a sus diez miles” (18:7). El orgullo del monarca no podía soportar que alguno de sus subordinados fuese más bien valorado por el pueblo que él. “Y desde aquel día Saúl no miró con buenos ojos a David. Aconteció al otro día, que un espíritu malo de parte de Dios tomó a Saúl y él desvariaba en medio de la casa. Y David tocaba con su mano como los otros días, y tenía Saúl la lanza en la mano, diciendo: Enclavaré a David a la pared. Pero David lo evadió dos veces” (vv. 9-11). Los celos podían más que las victorias de David sobre los filisteos. Lo enviaba a misiones peligrosas esperando que los filisteos acabasen con él en alguna de las batallas. “Y David se conducía prudentemente y el Señor estaba con él” (v. 14).

La musicoterapia es útil para calmar las neurosis leves, pero no para curar los trastornos mentales originados por el odio que se amaga en el corazón.

El director de orquesta Zubia Metha dice que hace medio siglo que se dedica a promover la paz en Oriente Medio con sus aportaciones musicales. Respondiendo al entrevistador dijo: “Mire, ya hace seis años que estuve con la Orquesta Estatal de Baviera en Cachemira en donde por primera vez hindús y musulmanes se sentaron juntos a escuchar música. Y sonrieron escuchando Beethoven y Txaikovski. Imagíneselo, era mi sueño hecho realidad. Salta a la vista que no ayudó a solucionar el conflicto. No, mi sueño de paz por medio de la música no se ha cumplido”.

La Biblia es elocuente. No hay paz para el impío. El hombre no puede fabricarla porque en el fondo de su corazón se encuentra agazapado el odio esperando la oportunidad de poderse manifestar con más o menos intensidad. La condición en que se encuentra el mundo es la evidencia de que la paz está lejos del alcance del hombre. Creemos que con pactos, negociaciones, promesas…podremos hacer desaparecer la enemistad que se encuentra en nuestro interior.

Es una quimera que se escurre de entre los dedos. Jesús nos dice. “La paz os dejo. Yo os la doy, no como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo” (Juan 14: 27).

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Agua viva

Las personas que han perdido el sentido de la vida y la consideran un absurdo son las más propensas a suicidarse

Tic, Tac, Tic, Tac...

El populismo no perdona. Lo que antes fue humillación al contrario y odio aventado, hoy son lágrimas y va a ser sufrimiento porque esto no se acaba aquí

Los “redentores” de la España corrupta, dando ejemplo de corrupción

​“La política es el arte de servirse de los hombres haciéndoles creer que se les sirve a ellos.” Louis Dumur

La iniquidad de la memoria histórica

Si se es justo, ecuánime y equilibrado, hay que buscar la proporción entre todos los que sufrieron persecución viniese de donde viniese

Quiebra especulativa

La buena dialéctica sólo se entiende con la franca participación de todos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris