Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Relatos   -   Sección:   Opinión

Ambiciones y reflexiones: la forja de una leyenda (2ª parte)

Aquella chica con cara de no haber roto nunca un plato empezó a romper vajillas enteras
Sebastián González Mazas
lunes, 2 de diciembre de 2013, 09:13 h (CET)
Ambiciones y reflexiones: la forja de una leyenda (1ª parte)

Pese a decirle en una inolvidable canción que “la necesitaba toa”, la relación del matador de toros y la muchacha rubia que veraneaba en Benidorm no llegó ni al segundo asalto. Ella, que hasta se había tatuado un astado en las posaderas en honor al padre de su hija, fue incapaz de soportar que sobre su hombre siguieran cayendo chaparrones de bragas.

Despechada y con el orgullo herido, abandonó sin despedirse el hogar familiar con su pequeña en brazos, jurando y perjurando que aquello no iba a quedar así. Y vaya si lo cumplió.

De la noche a la mañana, aquella chica con cara de no haber roto nunca un plato empezó a romper vajillas enteras. De repente, gracias a la oportunidad que le dio la televisión, su intimidad pasó a ser de dominio público. A base de llantos, gritos y maldiciones se hizo con el prime time televisivo. La estrategia era muy simple: despotricar contra el padre de su hija, culpándolo de todos sus males.

Su mensaje desgarrado caló en la audiencia. Pronto, infinidad de espectadores se identificaron con su drama personal y la adoptaron como una hija. Como ya había profetizado Antonio Machado, España se dividió en dos. Los que la defendían estaban dispuestos a matar por ella. Los otros, únicamente estaban dispuestos a apagar sus televisores.

Bajo estas circunstancias, como no podía ser de otro modo, la guerra terminó con un aplastante triunfo de los primeros. Quizás los vencedores no tuviesen un generalísimo que guiase sus destinos con rigor y orden, pero al menos tenían una princesa que llamaba a las cosas por su nombre y que hasta era capaz de escribir un libro si hacia falta.
Comentarios
lululemon pants 30/jul/14    02:09 h.
jose manuel del val martinez 02/dic/13    11:05 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Rubalcaba sin florista

Una florista, ausente, que no asistió a lo que se tomaba como entierro político del Secretario General del PSOE Pedro Sánchez en la Tribuna de Nueva Economía Fórum

Los daños colaterales de la locura de Puigdemont

“Nace una ilusión y muere; pero su cadáver mismo queda insepulto en el alma y siempre en la mente fijo.” G. Núñez de Arce

Menores y mayores

Menores ladrones, instigadores, violadores e incluso asesinos de mayores, de personas muy mayores, de octogenarios que nada le han hecho

Orar, ¿qués es orar?

A los que estrudiábamos el Catecismo Ripalda, se nos enseñaba que "orar es levantar el corazón a Dios y pedirle mercedes"

García Bacca

Juan David García Bacca fue un filósofo, lógico, ensayista y traductor
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris