Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   España   Monarquía  

El rey caído

Nuestro Monarca lo que tiene es la travesura y la alegría de un preadolescente
Manuel Senra
lunes, 2 de diciembre de 2013, 08:58 h (CET)
Con dos jugosos comentarios jugosos de la periodista Natalia Junquera sobre la operación del Rey, he quedado hondamente sorprendido.

-¿Está el doctor Cabanela?
- No, no está.
-¿Eres su hijo?
-No, soy su mujer.
- …
-Yo soy el Rey.

“Ella tiene la voz grave –explicó el doctor ante un café en EL PAÍS poco antes de coger el avión para regresar a Rechester (Minessota) (EE.UU).- “Cuando llegué a casa, diez minutos más tarde, la encontré nerviosísima. Se levantaba y se sentaba en el sofá y me dijo: ¡Creo que te ha llamado el Rey y yo pensé que era una broma y he estado a punto de decirle que yo era la reina!”.

Y la segunda sorpresa mía fue cuando el doctor Cabanela contaba riendo las bromas que el Rey don Juan Carlos gastaba a los médicos antes de su última operación”. Cabanela, una vez más refiriéndose al Rey el día antes de la operación apuntó: “Me dijo, muerto de risa: ‘mira lo que les he hecho a estos’ y me contó que se había cubierto la frente con manchas de betadine, se había puesto un esparadrapo en la nariz, se había vendado la muñeca y había ido a ver al médico de la Zarzuela para decirle que se había caído. Los médicos consternados hasta que el Rey, claro, rompió a reír”.

¿Qué, que el Rey se había caído? ¡El Rey caído!. Más bien diría yo que nuestro Monarca lo que tiene es la travesura y la alegría de un preadolescente. Pues pocas personas conozco -ya con su edad- que, en vísperas de pasar por el quirófano, donde le espera una morrocotuda operación de caderas, cuya gravedad deja entrever riesgos importantes, solo caben tres cosas: que el nuestro es un Rey muy valiente; que, con todo el respeto, es un irresponsable para consigo mismo; o que, para ocultar su miedo, opta por poner en práctica esas travesuras juveniles. De lo contrario, no ya por la edad sino porque no se debe ir por un hospital asustando a los médicos, y menos el propio Rey en persona. Cierto que más vale, cuando uno va a pasar por una situación así, el humor, el fresco humor efervescente supera la oscura tristeza.

Ya ha pasado, en breve le darán el alta, y los monárquicos estarán (lo estamos todos) felices. Algo que será siempre muchísimo mejor que aplicarle esta irónica frase: “Aunque los reyes obren bien, se hablará mal de ellos”.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Se acumulan los problemas ¿quién los resolverá?

Hemos pasado en cuarenta años de una hermosa esperanza a una angustiosa desazón

Doctrina Estrada: paradigma eclipsado del siglo XXI

​Tal como se esperaba, el 1 de diciembre, tomo posesión de su cargo el nuevo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO)

Hundertwasser. El hacedor de paraísos irracionales

Se cumplen noventa años del nacimiento del gran artista Friedrich Hundertwasser

El catálogo de promesas incumplidas

J. García

Entuertos para enderezar

A. Morillo, Badajoz
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris