Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con permiso   -   Sección:   Opinión

Daños colaterales, terrorismo internacional y EEUU

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
sábado, 23 de septiembre de 2006, 02:08 h (CET)
Confieso que todos los años al acabárseme el verano entro en estado de introspección y empiezo a plantearme temas conflictivos que durante días y días no dejan de dar vueltas en mi cabeza, sin llegar en ocasiones a encontrar solución a mis disquisiciones. A veces me sale incluso una vena izquierdista que me empieza a preocupar. Tiembla, Zapatero, como decida meterme en política. Generalmente se me pasa en pocos días y entonces me doy cuenta de que es una forma que tiene mi cerebro de entretenerme a ver si no me entero de que ha llegado la hora de trabajar.

Especialmente este año las ideas bullen por mi cabeza y las dudas y preguntas que me surgen pueden llegar a producirme dolor de cabeza. Hoy, aprovechando que venían a verme unos vecinos muy pesados, mi cerebro desconectaba de lo que estaba ocurriendo a mi alrededor y me encontraba de bruces con una idea machacona que culebreaba una y otra vez entre mis neuronas:

¿Qué diferencias hay entre los daños colaterales del ataque terrorista a las Torres Gemelas y sus tres mil civiles inocentes muertos, masacrados en un acto tan bárbaro como inhumano, y los civiles muertos en los pueblos que bombardea USA? ¿Dónde está la frontera entre los daños colaterales de la guerra y el terrorismo? ¿Quién pone la marca en el suelo que separe unos de otros? Cuando se bombardean pueblos inocentes que ni están en los mapas, cuando se bombardea a los asistentes a una boda, cuando mueren hombre, mujeres y niños no combatientes ¿dónde está la diferencia entre guerra y terrorismo?

Una vez que está demostrado que la guerra de Irak ha sido motivada exclusivamente por temas comerciales y de domino del petróleo y sus rutas de abastecimiento, una vez que está admitido que lo de las armas de destrucción masiva fue un burdo cuento para mantenernos engañados, una vez que sabemos de la existencia de cárceles ilegales en Europa, cuando conocemos las torturas que están recibiendo presos acusados de terrorismo, cuando sabemos que los detenidos en Guantánamo carecen del amparo de la Justicia en situación contraria a todo derecho, ¿dónde ponemos el límite entre guerra y terrorismo? ¿Se lo dejamos poner a USA y su presidente, el que inició esta guerra, permitió tales injusticias y ahora además quiere legalizar las torturas porque la CIA no se atreve a arrostrar las posibles consecuencias internacionales? ¿Los Estados Unidos van a ser también los buenos de esta película aún no filmada por Hollywood?

Los españoles sabemos especialmente de los engaños de Estados Unidos a poco que echemos una mirada a nuestra Historia. Los acontecimientos del Maine en la guerra de Cuba, aquel barco cuya voladura fue una estratagema norteamericana para quedarse con una isla que se les antojaba llena de riquezas, deberían servirnos de dura lección bien aprendida. Aunque tampoco es necesario remontarse tantos años atrás, mucho más próxima a nosotros está la Marcha Verde de Marruecos, llevada a cabo de modo muy oportunista en los momentos más delicados de nuestra reciente Historia y que fue un invento fomentado y apoyado estratégicamente y materialmente por los norteamericanos para quedarse con los fosfatos del Sahara. Es materia prima suficiente para desalojar de nuestras cabezas la idea de que los gobernantes de EEUU son los buenos, son nuestros aliados incondicionales y personajes dignos de toda confianza.

Y si ya Bush admite errores y falsedades, si ya ni se avergüenza de reconocer mentiras como las de la guerra, ni se avergüenza de mantener cárceles secretas, ¿quién marca las leyes, quién señala las reglas del juego? ¿Para qué nos sirve la O.N.U.?

Ustedes perdonen si he realizado preguntas poco procedentes o políticamente incorrectas, les ruego que me disculpen sabiendo que es algo pasajero, que en cuantito la actividad diaria me lo demande se me pasará está vena inoportuna y volveré a hablar de lo poco que llueve este año y de lo mal que va el Real Madrid.

Noticias relacionadas

Xavier Domenech, ni una cosa ni la otra

Perfiles

Reinicio del Sporting

La plantilla del Sporting representa también a Gijón

Penumbras cuánticas

La farándula nos hipnoyiza si no prestamos atención a las conexiones perversas que subyacen

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris