Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

Macabra bufonada

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
sábado, 23 de septiembre de 2006, 02:08 h (CET)
El pasado miércoles en el Congreso de los Diputados, sede de la soberanía nacional, tuvo lugar una de las escenificaciones más patéticas y totalitarias de nuestra historia democrática. El PSOE acordó junto con los partidos minoritarios, con los que ya parece formar un partido único, hacer oposición a la oposición. Y callar ante cualquier pregunta que pudiera formular el PP –único partido que sigue queriendo saber “quién ha sido”- relativa a la mayor masacre terrorista cometida jamás en la historia de España. O sea, imponer la censura con respecto a los 192 muertos y más de 1500 heridos. En buen momento tuvieron semejante ocurrencia. Como el chiste de autoproclamarse como “coalición de la dignidad”.

Y es que no habían transcurrido ni veinticuatro horas cuando en la portada de "El Mundo" podíamos leer algo gravísimo: el gobierno de ZP habría falsificado documentos relativos a los atentados del 11 de marzo. Escalofriante. Porque, además, el documento en cuestión, que ya ha sido elevado a la Sala de lo Penal por el Juez del Olmo, es un documento en el que se establece una relación entre ETA y el 11 M. La Asociación de Víctimas del 11-M ya ha presentado una querella contra Telesforo Rubio, ese policía que preparó su comparecencia ante la comisión de investigación del 11-M en Gobelas y que fue recientemente cesado por Rubalcaba.

Por su parte la AVT anunció ayer que su gabinete jurídico anda estudiando posibles querellas. De momento las víctimas ya han exigido al Gobierno, mediante un comunicado de prensa durísimo, “que pida perdón a todas las víctimas tanto por la gravedad de las informaciones publicadas hoy, como por demostrar su nula intención de continuar investigando para conocer toda la verdad sobre la matanza”.

Ni que decir tiene que Rubalcaba (que se encontraba en el extranjero, pero no en Hungría) se apresuró a negar la información del periódico, al tiempo que anunciaba que estudiaría (no se sabe si al a velocidad a la que José Blanco estudia la carrera de derecho) la interposición de una denuncia contra “El Mundo”. Tiempo habrá para ver si es cierto que ejerce acción judicial alguna. Yo casi apostaría un café a que no.

La Comisaría General de Información, a petición del Ministro, se ha apresurado a emitir una nota afirmando que el informe primero era un borrador lleno de “elucubraciones” "sin fundamento científico". Pues menos mal que está firmado por tres peritos. Dos licenciados en Químicas y uno en Farmacia. Y recoge informes periciales de años anteriores.

Se pongan como se pongan, alguien va a tener que explicar qué motivos habría tenido el gobierno de ZP para dar el cambiazo al documento. Para engañar a la Justicia. Para borrar cualquier pista que pudiera conducir a ETA. Y Rubalcaba va a tener que explicar por qué mintió en sede parlamentaria cuando afirmó que no existía un solo informe que vinculase los atentados del 11 de marzo con ETA. Y Zapatero tendrá que contarnos qué es eso de que “está todo muy claro”. Y Alonso tendrá que contarnos si conocía estos tejemanejes de Telesforo. Y los colaboradores necesarios en el veto al PP, o sea, todos los partidos minoritarios, deberán explicar por qué ya no quieren saber. Empezando por Llamazares, que tuvo la desfachatez de advertir que al PP “hay que pararle los pies” y no contarnos por qué democráticos medios propone hacerlo.

Porque aquí no estamos hablando de política. No estamos hablando de PP o PSOE. Estamos hablando de muchos muertos. Estamos hablando de un atentado que golpeó brutalmente a toda la sociedad española. Y estamos hablando del derecho de los ciudadanos a conocer la verdad y a que los culpables de la masacre sean castigados. Estamos hablando de que un gobierno, presuntamente democrático –y pongo el presunto a conciencia-, habría ocultado pruebas. Estamos hablando de que el gobierno del talante podría haber cometido un delito de obstrucción a la justicia. Lo cual en cualquier país medianamente serio provocaría una crisis de gobierno de primera magnitud.

A todo esto, lo que yo aún no entiendo es por qué la “coalición de la dignidad” no ha ofrecido la presidencia de su plataforma a Telesforo Rubio. Y el cargo de jefe de prensa de la plataforma a alguno de los miembros del Colegio de apesebrados presuntos periodistas de Cataluña. Puestos a hacer el ridículo hubiera sido el complemento ideal para la macabra bufonada.

Noticias relacionadas

Xavier Domenech, ni una cosa ni la otra

Perfiles

Reinicio del Sporting

La plantilla del Sporting representa también a Gijón

Penumbras cuánticas

La farándula nos hipnoyiza si no prestamos atención a las conexiones perversas que subyacen

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris