Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Música

Etiquetas:   Crítica concierto   -   Sección:   Música

Julieta Venegas en Barcelona; ésto es música

Eduardo Cassano
Eduardo Cassano
@EduardoCassano
viernes, 6 de abril de 2007, 13:34 h (CET)
Con cuatro discos a sus espaldas, múltiples colaboraciones con otros cantantes y dedicada a la música desde los ocho años, llegó anoche Julieta Venegas a la pequeña Carpa Movistar del Fòrum de Barcelona, para presentar ante 2.000 personas una minigira por España de su último disco “Limón y sal”, del que ya lleva vendidas más de 300.000 copias.

La mexicana es la cantante latina con mayor proyección internacional actualmente; cuenta con seis nominaciones a los premios MTV y cuatro más a los premios OYE de este año, además de un disco de Oro en España y Estados Unidos, un disco de Platino en México y su single ‘Me voy’ ha ocupado las primeras posiciones en todos los países en los que ha sonado.

Sin embargo, ayer estuve buscando en la prensa de Barcelona alguna noticia del concierto y, a excepción de un diario gratuito que le dedicó media página, el resto no le hizo mucho caso. Ni siquiera los dos periódicos más importantes de la ciudad, que no le dedicaron más que una breve reseña. Una pena.

El concierto comenzó y la carpa se hizo pequeña, pero a la vez resultó un encuentro más íntimo y personal con una Julieta que ya quisieran muchos Romeos. Sonaba ‘Eres para mí’ y apareció entre aplausos, como no podía ser de otro modo, y con una sonrisa que se salía del escenario. No tardó mucho tiempo en entregarse al público y disfrutar de su propia música, bailando de un lado a otro como si estuviera debajo del escenario, junto a sus fans, incluso con el acordeón o la guitarra a cuestas.

Poco a poco fue deshojando un repertorio que se quedó muy corto, 19 canciones, y que supo a poco en la hora y media escasa que duró el espectáculo. Entre las canciones se encontraban dos piezas que no aparecen en su discografía; ‘A callarse’, incluida en el disco homenaje “Neruda en el corazón” y ‘La jaula de oro’, que pertenece a “El más grande homenaje a los Tigres del Norte” y de la que comentó “ojalá que llegue el día en que nadie se tenga que ir de su país”. Canción que por cierto, fue una de las más aclamadas junto a ‘Lento’, Dulce compañía’ o ‘Limón y Sal’ y, por supuesto, ‘Me voy’, que cerró el concierto antes del único bis que ofreció.

Apenas tardó un minuto en volver, y lo hizo a ritmo de tango con ‘De qué me sirve’. Luego vino ‘Sin documentos’, de Los Rodríguez, una versión excelente de una canción que ha sabido hacer suya, a diferencia de lo que le ocurrió con ‘Corre dijo la tortuga’ de Sabina en el disco “Entre todas las mujeres”. Aunque haciendo honor a la verdad, se trata de un álbum que jamás entenderé como tuvieron el valor de editar, y posiblemente Julieta fue una de las que mejor lo hizo.

Y como diría Sabina, al final llegó el final. La última canción del concierto fue la popular ranchera ‘Andar conmigo’, que sirvió a los solteros para levantar los brazos en alto y seguir el ritmo –mientras las parejas se daban el mejor beso de la noche-, hasta que Julieta y su banda se despidieron para no volver.

Puedo afirmar que el concierto, al igual que el disco ‘Limón y sal’, ha sido un éxito. Desde que la cantautora, que compone, canta y baila, pidiera tiempo para ofrecer todo lo que tiene, en su anterior disco, y tras escuchar desde el primer día sus canciones de amor, preguntarse de qué sirve la dulce compañía de una chica que no es tan alta ni maravillosa -ni le hace falta-, roza lo absurdo. Si Julieta es capaz de escuchar al viento y va a donde sea, para luego volver a irse con tal de mostrar su talento a todo el mundo, no será la última vez que la vea en directo y les aconsejo que de ahora en adelante la miren bien; no tardará mucho en llenar sitios como el Palau Sant Jordi.

Desde luego, se lo merece. Porque Julieta Venegas es algo más que una campaña de marketing y una mirada sugerente en la portada de su disco; es una profesional de la música, y no sólo del cantar. Y cuando digo profesional hablo una persona que además de componer sus propias canciones (a diferencia de un elevado porcentaje de los cantantes), toca diversos instrumentos como el acordeón o la guitarra entre otros.

Ahora que empieza a llegar a un público mayor como el que otros cantantes y grupos han conseguido con menos esfuerzo –y en muchas ocasiones sin calidad alguna-, la gente que quiera saber qué es exactamente –o debería ser- la música, sólo tiene que conocerla. No es otra cosa que aprendizaje, dedicación y trabajo. Al igual que ocurre con los escritores, en la música los que más venden no siempre son los que mejor lo hacen, sólo los más conocidos gracias a las modas y eso no siempre es sinónimo de calidad.

Noticias relacionadas

Lady Gaga y su 'descanso' del mundo musical

Reconoce lamentarse de su estado de salud

Ricky Martin deslumbró en el MTV Gibraltar Calling

Doce canciones, 50% en inglés y español

Hospitalizado el cantante de Smash Mouth

Por problemas respiratorios

Muere el único hijo de la cantante Natalie Cole a los 39 años

Un incendio quema el escenario principal de Tomorrowland Barcelona

El incidente en el Festival no ha dejado heridos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris