Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Dos 'impactos' de un lanzamiento de cohetes

Víctor Litovkin
Redacción
viernes, 22 de septiembre de 2006, 00:24 h (CET)
Las Flotas rusas del Norte y del Pacífico concluyeron las maniobras de sus fuerzas estratégicas nucleares con lanzamientos de misiles balísticos intercontinentales. Según ha informado el ministro de Defensa Sergei Ivanov al Comandante en Jefe, Vladimir Putin, Presidente de Rusia, estos lanzamientos "se coronaron de éxito".

En la fase final de las maniobras el submarino atómico Ekaterimburgo, con el índice K-84 (del proyecto 667BRDM Delfín, o Delta-IV, según la clasificación otaniana), desde la bahía Yaguelnaya, de la península Kolskiy, lanzó el misil balístico RSM-54 (SS-N-23) al polígono Kiza, ubicado en el extremo continental de la península Kanin Nos (en la provincia Arjanguelsk). Otro submarino atómico, cuyo nombre y número no se ha informado por las agencias, lanzó un misil análogo al mismo polígono desde el espacio acuso del Océano Pacífico. Después de un fallido lanzamiento del nuevo misil estratégico Bulavá desde el crucero atómico Dmitri Donskoy (la versión modernizada del proyecto 949, clase Tayfún) e incendio en el submarino atómico del proyecto Schuka-B, que cegó la vida de dos marineros, este lanzamiento ha sido un éxito evidente de la Marina de Guerra Rusa.

Este éxito ha quedado marcado por varias circunstancias importantes. El lanzamiento del primer misil se ha efectuado de debajo del hielo del Océano Glacial Ártico. La ojiva del misil cayó en un campo a distancia muy corta para misiles de esta clase, tan sólo a varios miles de kilómetros. El cohete intercontinental de propelente líquido, de tres etapas RSM-54 (el índice de fábrica R-29RM) es capaz de llevar cuatro ojivas nucleares de puntería individual y lanzarlas a unos 11 mil kilómetros. Tanto para este cohete, como para los tripulantes del submarino es muy problemático "disparar" a distancias muchas más cortas, sobre todo desde la "cima de la Tierra", donde el sistema de la astrocorrección del vuelo falla con frecuencia.

Según las autoridades actualmente en los océanos mundiales se encuentran de guardia ocho submarinos atómicos dotados de armas nucleares, cinco de los cuales son estratégicos y tres multipropósito, de los 12 submarinos de estos tipos que se encuentran operativos en Rusia. Puesto que próximamente dos submarinos serán  retirados del servicio operativo y está prevista la reparación y modernización de otros dos, resulta que al día de hoy todos los sumergibles estratégicos disponibles de Rusia están fuera de sus bases, así que los marineros no se quedan sin práctica.

La opinión de los expertos se ha centrado en la declaración del Titular de Defensa ruso de que en el mar se encuentran los submarinos multipropósito con armas nucleares a bordo, ya que según el compromiso unilateral que había asumido Rusia en el 1992, todas las armas nucleares han de quedarse en sus almacenes. En 1991, un compromiso análogo fue asumido por los Estados Unidos. Si el ministro de Defensa ruso declara que los sumergibles multipropósito rusos llevan a bordo armas nucleares, resultaría que los misiles submarino-barco Granit y Granat, cuyo alcance es mayor que el de armas tácticas, estarán cargadas de cabezas nucleares. Ya hace tiempo que  los submarinos rusos no salen al océano con estos tipos de armas, hecho que se había comprobado por la tragedia del submarino Kursk (del proyecto Antey), cuyos misiles tipo Granit no llevaban ojivas nucleares.

La presencia de estas municiones a bordo hace pensar que Kremlin haya vuelto a la práctica de patrullaje del océano por submarinos con armas nucleares a bordo. Dichos misiles, con alcance de 750 km. (caso de Granit) y de 5.500 km. (Granat) no caen bajo la definición de armas nucleares tácticas, pero tampoco pueden considerarse estratégicas. A juicio de algunos analistas este reconocimiento público del Titular de Defensa ruso es una respuesta de Rusia a nuevos ensayos del Sistema de Defensa Antibalística e intentos de armar los submarinos atómicos tipo Trident II con misiles de municiones convencionales, pero con potencial y eficacia de armas nucleares. 

Aunque los misiles Granit y Granat están clasificados en Rusia de misiles antinarco, en realidad son los de crucero, capaces de asestar golpes contra objetivos terrestres, incluyendo bases coheteriles y navales, puestos de mando, objetivos industriales y otros.

____________________

Víctor Litovkin, para RIA Novosti.



Noticias relacionadas

Xavier Domenech, ni una cosa ni la otra

Perfiles

Reinicio del Sporting

La plantilla del Sporting representa también a Gijón

Penumbras cuánticas

La farándula nos hipnoyiza si no prestamos atención a las conexiones perversas que subyacen

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris