Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Contar por no callar  

La alcaldesa y el bridge

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
viernes, 22 de septiembre de 2006, 00:24 h (CET)
El bridge es un juego de cartas catalogado como deporte de competición desde el año 1993. Nació en la Europa del siglo XVI pero no fue hasta 1925 que adoptó el formato actual cuando el multimillonario americano Harold S. Vanderbitt creó las reglas con las que se juega actualmente. Se juega con 52 cartas de la baraja francesa y los jugadores son cuatro, dos contra dos. Tradicionalmente ha sido considerado como un juego elitista y sus jugadores suelen pertenecer a la alta sociedad. En la ciudad de Valencia los sitios tradicionales para jugar al bridge son el Club de Tenis y la Sociedad Valenciana de Agricultura en la que es difícil ver algún trabajador del campo. La verdad es que en los bares que suelo frecuentar no se suele jugar a esta modalidad de cartas. En ellos algunos clientes suelen jugar a la brisca o el mus mientras se deleitan con un botellín de cerveza que correrá a cuenta del perdedor o perdedores.

Pero estos días el juego del bridge se ha puesto de moda en Valencia, o al menos la noticia de que en nuestra ciudad se organiza un Torneo Internacional que lleva el nombre de la ciudad. La culpa la tienen 6.000 euros que es la subvención que nuestra querida alcaldesa, Rita Barberá, ha otorgado al Club de Tenis, organizador del evento y que además de organizar campeonatos de tenis también lleva algunos años dedicándose a la organización de partidas de bridge entre su selecta masa social. Lo que más ha llamado la atención es que a alguna escuela de fútbol, que se dedica a enseñar este deporte a los niños que quieren emular a Ronaldo o Ronaldinho, tan sólo se le conceda una subvención de 1.500 euros anuales para todas sus actividades. Se ve que para nuestro Ayuntamiento es mucho más importante que los más pudientes puedan jugar a las cartas que el que los niños de nuestros barrios hagan deporte y no anden vagando por las calles.

El dinero público se suele repartir muy alegremente y muchas veces sin control alguno. Por eso desde primeros de este año en el Ayuntamiento de Valencia existe una ordenanza que establece cómo y cuando se han de otorgar las subvenciones, indicándose que los eventos subvencionados lo serán de acuerdo con su repercusión social. La repercusión social de este torneo de bridge ha sido tal que la mayoría de valencianos no sabría de su existencia a no ser por la publicación en el diario LEVANTE-EMV de la noticia de los 6.000 euros de subvención.

Pero lo más grave es que la subvención al Club de Tenis se saltó a la torera la ordenanza reguladora y fue aprobada por resolución de Alcaldía, vamos, por el ordeno y mando y, además, no doy explicaciones a nadie. Entre otras subvenciones otorgadas de la misma manera encontramos también 12.000 euros al Real Club Náutico de Valencia para la organización de la Copa Europa Master más otros 30.000 por la realización del VII Trofeo de Su Majestad la Reina. Como puede verse todos eventos de alta trascendencia social.

Cuando se suele regatear el dinero para la realización de actos culturales es vergonzoso que con dinero público se esté pagando la diversión de aquellos que pueden pagarse perfectamente sus elitistas aficiones. Pero es que en Valencia somos muy dados a “bufar en caldo gelat” (soplar en caldo helado), a presumir de lo que ni somos ni tenemos y a guardar las apariencias sin ningún tipo de recato, de ahí tanto barquito estos últimos meses y tanto darle vueltas a la baraja francesa. Dado que los participantes en el torneo de bridge pagaban por participar entre 30 y 70 euros cada uno, que el local, las sillas y las mesas son propiedad de la entidad organizadora y que las barajas no suelen ser muy caras, habrá que pedir facturas para ver dónde han ido a parar los 6.000 euros. ¿Acaso hemos pagado todos los valencianos los whiskis y canapés que tomaban entre mano y mano? Voy a organizar en el bar de bajo de casa un campeonato de mus a ver si, al menos, nos pagan los tintos de verano y unos boquerones en vinagre.

Noticias relacionadas

Sánchez y 13

​Nos encontramos, pues, abocados a la XIII legislatura que va a empezar con el presidente como protagonista

Los ciudadanos sometidos a presión: tres comicios en un mes

Pese a que aún no ha comenzado oficialmente la campaña para las legislativas, la maquinaria electoral ya está en funcionamiento y se anuncian jornadas tormentosas

Final de etapa de un egocéntrico

Solo pensar que puede haber gente que aún confíe en este mentiroso de presidente, me pone los pelos como escarpias

El espíritu materno de la expresión humana

“Tenemos derecho a que nuestro árbol genealógico se articule en esa pluralidad exclusiva de emociones materno-filiales, que hemos heredado, y que nos sirve de sustento”

Prohibido leer en la tribuna del Congreso de los Diputados

Siempre he pensado que el día que el Reglamento autorizó a los parlamentarios la lectura de sus discursos se violaron algunos dogmas del mercado
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris