Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   La Cesión   -   Sección:  

Tírala fuera

Antonio Álvarez
Antonio Álvarez
jueves, 21 de septiembre de 2006, 22:10 h (CET)
El pasado domingo el Valencia ganó al Getafe por 2-0. El primer tanto que consiguieron los chés ha sido motivo de discusión en estos días, ya que se produjo mientras un jugador azulón se encontraba “lesionado” en el terreno de juego. Los de Quique, que no tiraron el balón fuera, crearon un contrataque con gol incluido.

Esta jugada no hubiera pasado sin más trascendencia que cualquier otra polémica que pueda surgir durante una jornada si no fuera porque a principio de la temporada el entrenador del Valladolid, Jose Luís Mendilibar, impusiera a sus jugadores no tirar el esférico fuera cuando un rival estuviera “lesionado” en el terreno de juego, harto de que algunos futbolistas fueran mejores actores que deportistas.

Esta norma no escrita, la de tirar el balón fuera si hay un jugador lesionado, fue fruto de la cortesía del fair play (juego limpio) que se instauró en la Eurocopa de Inglaterra en 1996. Pero como el fútbol evoluciona, igual que evoluciona la sociedad, esta cortesía ha derivado en una laguna normativa que muchos listillos aprovechan sin vergüenza. Simular una lesión puede ser una excelente forma de parar un contraataque.

La medida de Mendilibar ha sido apoyada por muchos entrenadores. Pero no deben ser éstos los que instauren las normas, sino la LFP, que, en lugar de secar esta laguna normativa, se está dedicando a intentar sacarle más dinero a unas asfixiadas y cansadas plataformas televisivas.

Por el momento, la única norma que regula esta trampa es la que dice que el único que tiene la potestad de para el juego es el árbitro. Luego, sólo sería el trencilla el encargado de impartir la ley. Pero yo me pregunto cómo puede saber un colegiado hasta que punto es verdad la presunta lesión de un jugador en cuestión.

Supongamos que un día un jugador se desmaya y se traga la lengua, un caso extremo en el que el tiempo es decisivo. Supongamos que el árbitro, lejos del jugador, interpreta que está fingiendo… El resto se lo pueden imaginar.

Al colegiado le caería un martirio sin precedentes.

En definitiva, que todo es polémico, se haga lo que se haga. Y como casi siempre en el deporte rey, la solución la tienen los propios protagonistas, los futbolistas. En ellos está dejar de fingir, de abusar de la honestidad del rival y proporcionar espectáculo y no polémicas. Y es que, como dijo un sabio, “la intención de no engañar nunca, nos expone a ser engañados muchas veces”.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris