Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Unas donaciones de proporciones sensatas le harían bien a la CEI

Viacheslav Vashanov
Redacción
miércoles, 20 de septiembre de 2006, 22:02 h (CET)
Es un hecho conocido que las élites nacionales de nuevo tipo, las que surgieron en los últimos 15 años postsoviéticos, a menudo tienen intereses económicos y políticos diametralmente opuestos a los de Rusia.

La reorientación de los vínculos económicos y comerciales de los países de la CEI (Comunidad de Estados Independientes) a otros Estados continúa, resultado de lo cual disminuyen los volúmenes del comercio mutuo dentro de la propia Comunidad. También el volumen del comercio de Rusia con tales Estados aumentó el 150% en los últimos años, mientras que el comercio con los miembros de la CEI, sólo el 100%. La parte que le corresponde a ésta en el comercio exterior de Rusia se redujo del 18,2 al 15,2%. Según datos estadísticos de las Aduanas, en 2005 el comercio exterior de Rusia se situó en 339,8 mil millones de dólares, entre ello a los países de la CEI correspondieron 51,6 mil millones (el aumento fue del 9,3%), y a otros Estados, 288,2 mil millones (aumento del 37,2%).

En los países altamente industrializados, el comercio transfronterizo tiene importantes volúmenes. Por ejemplo, a Canadá le corresponde el 19% de todo el comercio exterior de EE UU, y a México, el 12%. La parte de los países más importantes de la CEI en el comercio de Rusia es: Kazajstán, el 2,8% ; Bielorrusia, el 4,6%, y Ucrania, el 5,9%.

Las causas por las que los países de la CEI reorientan sus vínculos económicos a Occidente son bastante sencillas. Las compañías de
EE UU ya invirtieron en la economía de Kazajstán cerca de 6 mil millones de dólares, mientras que Rusia, sólo 105,7 millones. En los próximos diez años, EE UU prevé invertir en la república complementariamente unos 200 mil millones de dólares, entre ello un 80%, en el sector de hidrocarburos.

Ello significa que el nicho que podría ocupar Rusia se ésta llenando por otros países. Además, en muchos Estados de la CEI hay un enérgico lobby prooccidental, que goza de un sustancial apoyo por parte de diversas instituciones y uniones económicas y financieras internacionales y suele dar preferencia a las compañías occidentales, en contrapeso a las rusas.
En una perspectiva, la cooperación integracionista entre los países de la CEI va a determinarse en mucho grado por su condición de ser miembro de la OMC o no. Actualmente, lo son sólo Armenia, Georgia, Moldavia y Kirguizistán. Los demás países de la CEI (excepto Turkmenistán y Tayikistán) presentaron sus solicitudes de ingreso y están sosteniendo negociaciones con la OMC de modo individual.

Objetivamente, el ingreso en la OMC es muy importante, pues abre acceso a los productores nacionales hacia mercados occidentales. Pero de los países de la Comunidad se exige adoptar un conjunto de medidas orientadas a mejorar la calidad de sus productos y elevar su competitividad, así como efectuar cambios estructurales en su economía.

Puesto que será necesario cumplir en pleno volumen los convenios concentrados en el marco de la OMC, los Estados pretendientes deberán homologar sus legislaciones a las normas jurídicas vigentes en ésta, especialmente en materia de regulación del intercambio internacional y condición de los artículos importados en los mercados nacionales. O sea que la adhesión a la OMC provocará un cambio radical en las normas nacionales y en las condiciones de los contratos firmados en el marco de la CEI. Habrá que concretar el contenido de la política de comercio exterior aplicada entre los Estados de la Comunidad (definir mejor el régimen de la nación más favorecida, los decomisos, las condiciones del control recíproco, procedimientos de solución de litigios, responsabilidad por los compromisos asumidos, la política de precios, subsidios, etc.).

¿Qué factores pueden contribuir en una perspectiva a la consolidación de la CEI?

Existen unos aspectos clave del proceso unificador dentro de la Comunidad. Como tales pueden catalogarse – además de la experiencia de convivencia en un territorio único no dividido por fronteras y la compenetración de culturas – los monopolios cuya producción goza de demanda en la CEI. Es, en primer lugar, el complejo energético. Tampoco se debe olvidar el transporte, el comercio mutuo, los vínculos existentes entre empresas y la política en materia de migración.

Lo de ser miembro de la CEI puede resultar provechoso si se toman en cuenta los intereses de cada país. Para Armenia, Bielorrusia, Georgia, Kirguizistán, Moldavia y Tayikistán tal interés se centra en el sector energético, el complejo agro-industrial y militar industrial; para Azerbaiyán, Kazajstán, Rusia, Turkmenistán y Uzbekistán, en la creación y funcionamiento de la infraestructura de transporte, entre ello para el suministro de agentes energéticos y la potenciación de recursos del mar Caspio. Para los países con el predominio del sector energético importan mucho las relaciones con los Estados por cuyo territorio se efectúa el tránsito de petróleo, gas y electricidad. Les conviene acordar con éstos unos precios especiales de agentes energéticos y tránsito (ello se practica en todo el mundo).

Resumiendo, se puede señalar que los factores de consolidación de la CEI prevalecen sobre los de separación.

La Federación Rusa está llamada a jugar un papel decisivo en el eficaz desarrollo de la Comunidad, dando un ejemplo del desarrollo económico sostenido y de construcción de un Estado de orientación social, con alto nivel de vida de la población. Quizás conviene hacer más concesiones en materia económica, para obtener ventajas geopolíticas en un futuro. En mi opinión, Rusia realiza más acciones de beneficencia para otros Estados que para los de la CEI. Por ejemplo, le perdonó a Siria la deuda de 10 mil millones de dólares; a Argelia, de 4,7 mil millones; a Irak, de 10 mil millones, y está dispuesta a perdonarle a Afganistán 10 mil millones de dólares, pero está cambiando por pragmática la estrategia que aplica hacia los países de la CEI.

Convendría aducir el ejemplo de Gran Bretaña, la que después de la desintegración de su extenso imperio, hasta ahora coopera enérgicamente con sus integrantes. En el país funciona el Ministerio de Asuntos Exteriores y de la Commonwealth, a cuyo cargo están los vínculos económicos y políticos con las ex colonias y dominios. En el presupuesto nacional de Gran Bretaña sigue figurando el renglón de ayuda financiera a los miembros de la Commonwealth.

Rusia necesita a la CEI en los planes geopolítico, político, económico y social y siempre va a mantener relaciones especiales con sus integrantes. Estas relaciones deben basarse en los principios de beneficio recíproco y donación sensata. Si Rusia logra utilizar racionalmente su potencial para formar una eficaz cooperación integracionista, la CEI no sólo se mantendrá sino que va a desarrollarse no peor que otras comunidades existentes en el mundo, que ya se encuentran en etapa avanzada de desarrollo.

____________________

Viacheslav Vashanov, director del Centro de Estudios de Problemas Económicos de la CEI, para RIA Novosti.

Noticias relacionadas

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña

Cataluña a la deriva (y 3)

Entre lo emocional, caótico y ridículo

Hipatia, filósofa de Egipto

Es una mujer dedicada en cuerpo y alma al conocimiento y a la enseñanza

Hipnosis colectiva

La capaña representa uno de los capítulos más esperpénticos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris