Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El espectador   -   Sección:   Opinión

¿España ahora también va bien?

Jorge Hernández

miércoles, 20 de septiembre de 2006, 22:02 h (CET)
No alcanzo a comprender la euforia del presidente Zapatero al comenzar la tercera temporada de su mandato al frente del Gobierno pero algo me lleva a pensar que tiene razones para ello. La economía crece por encima de la media europea, las pensiones más bajas subirán el doble de la media (quiero creer que será así), España enviará unos mil soldados al sur de Líbano, en son de paz y no de guerra, la derecha está arrinconada en su peligrosa nostalgia y la victoria en las elecciones previstas para 2008 está prácticamente descontada salvo increíble sorpresa de última hora.

O sea, que vivimos en el país de las maravillas, un país sin problemas, que avanza, que crea empleo y que tiene una voz autónoma en el mundo. Me inquieta tanto triunfalismo mientras el gran proyecto de la legislatura: el fin del terrorismo vascongado tiene un futuro más bien incierto.

España gana el Mundial de baloncesto y mientras tanto miles de subsaharianos se mueren en el Atlántico buscando una vida mejor. Pero hete aquí que los viajes de María Teresa Fernández de la Vega por varias capitales europeas no han conseguido que la Unión tomara conciencia del agujero africano de inmigrantes que revela tanta desesperación y miseria de los que se juegan sus vidas para alcanzar horizontes vitales más dignos. Menos mal que avisaron a Jesús Caldera, ministro que, lo quiera él o no, pasará a la historia de la democracia.

En todo caso yo no puedo más que sorprenderme de que la voz autónoma del presidente
Zapatero consista única y exclusivamente en no moverse de la Península, ajeno a las
grandes corrientes políticas que circulan por el mundo, contentándose finalmente en
reunir a un numeroso grupo de embajadores para discutir la tragedia que afecta a tantos
miles de personas.
Ahora bien, la realidad es que las relaciones con nuestros socios naturales no son
excelentes. No ha habido un encuentro con el presidente norteamericano, Israel no cuenta
a España entre sus amigos y las tensiones con el Vaticano son evidentes. ¿Podemos estar
Me parece más que oportuno el compromiso de Zapatero al enviar tropas españolas a
Líbano, como la presencia de soldados en Afganistán, Irak, América Central, Bosnia...
Pero tengo la sensación y mucho me temo que estas decisiones pueden responder a
hacerse perdonar la mediocre política exterior del Gobierno español en los últimos
tres años. En las relaciones internacionales es muy difícil recuperar el tiempo perdido
y Zapatero, que no es tonto, lo sabe. ¿A que sí?

Noticias relacionadas

Catalunya, el árbol que no deja ver el bosque

El PP, con la Constitución tapa su corrupción

El valor y la valía

Se requieren gentes de valor que perseveren, dispuestos a plantarle corazón a esta escalada de contrariedades que nos dejan sin aliento

De la Constitución de 1812 a la de 1978

Hay que releer las constituciones derogadas antes de reformar la vigente

Turull y Rull

La viñeta de Carla

¡Aprovecha el instante! ¡Aprovecha el día!

Cada ser humano y cada alma es un microcosmos en el macrocosmos universal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris