Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Sexo, drogas y...

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
miércoles, 20 de septiembre de 2006, 00:09 h (CET)
De llevarse efectivamente a cabo, parece positiva la prohibición de beber alcohol en la vías públicas a menores de 18 años. Decanta la ministra de Sanidad sus fobias y sus filias, que para este caso trata de responsabilizar a los padres, con multas por el incumplimiento de sus hijos.

No está mal la responsabilidad de lo que se llama patria potestad, pero la Constitución habla que sea para todo. También deberían tener la responsabilidad y la tutela ante posibles relaciones sexuales de sus hijos, que contrariamente la ley hace dueños de su cuerpo a los adolescentes a partir de los trece años. No beber en la calle, deberá ser también para todas las edades por aquello de la igualdad y el ejemplo de los mayores. Expresa la ley que no se venderán bebidas alcohólicas a menores, ni se publicitarán en determinadas condiciones. Estupendo, pero eso podría hacerse también con la píldora abortiva que pueden no estar de acuerdo los padres, de que sus hijas practiquen la sexualidad para la que no están preparadas y aborten encubiertamente. Tampoco dejar que se publiciten con luz y colorido las expendedoras de preservativos en la calle, lo que muchos padres no están de acuerdo que se expongan a sus hijos.

Parcialidad es combatir guerrilleramente las cosas que no nos gustan y promover lo que nos agrada, que puede ser contrario a la voluntad de los padres. No hablemos de la particular bioética que renueva el tema de los Sex pistols de aquello del sexo y drogas , ahora con clonación. Que es más progresista. Y terapéutica, aunque no ha curado a nadie. España ya no sabe a eso, ahora te la dan con queso. Eso es progreso, con sexo, drogas y clonación. ¿Le han pedido permiso a los padres españoles para experimentar con los embriones que podrían ser sus hijos?

Noticias relacionadas

No todo se solventa con la prisión

Hay penas que sólo pueden penarse en familia

Renovarse o morir

Desde la militancia apelamos a la honestidad personal e intelectual del futuro líder, su competencia política y su lealtad a una España sin fisuras ni frivolidades nacionalistas

Amenazas para España: separatismo, feminismo combativo y Justica populachera

“Resulta que no sirve de nada que se cierren las heridas si se cierran con la mierda dentro” Nerea Delgado

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XIX)

El deseo de dar de comer todos los días a los de la propia familia consigue lo que no hace la convicción

Ser estoico

El libro de Massimo Pigliucci titulado Cómo ser un estoico nos hace reflexionar sobre la conducta
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris