Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

La bomba atómica

Pascual Mogica
Pascual Mogica
miércoles, 20 de septiembre de 2006, 00:09 h (CET)
El presunto líder del PP, Mariano Rajoy, se ha cabreado y ha criticado, una vez más, no podía ser de otro modo, al Gobierno por haber estado representando a España en la Cumbre de los Países No Alineados.

Ha dicho que el Ejecutivo español está “con los que apoyan la bomba atómica”. Esto lo dice porque en dicha cumbre estuvo presente el presidente de Irán. Rajoy, señaló no entender -¿es que alguna vez entiende algo?- “que está haciendo España allí, junto a los países que apoyan que Irán tenga la bomba atómica, cuando lo que deberían estar haciendo es plantear una política europea sobre inmigración”. El Gobierno español envió al número dos de Exteriores, el secretario de Estado de Exteriores, Bernardino León, a la Cumbre de no Alineados en Cuba. Por lo visto para el PP hay que dejarlo todo de lado y dedicarse solamente al tema de la inmigración lo cual quiere decir que en España no hay otros problemas ni económicos ni sociales, lo que habla bastante a favor del Gobierno de Zapatero.

Pero ya que Rajoy, ha acusado al Gobierno de estar a favor de los que “apoyan la bomba atómica”, hay que decir que nadie puede estar a favor de semejante artefacto matador. Irán dice que la investigación sobre la energía nuclear la centra para utilizarla con fines pacíficos y así es como la están utilizando muchos países, entre ellos España. Yo no pongo la mano en el fuero por nadie, ni por Irán ni por cualquier otro país, pero si he de aclararle a Rajoy que los únicos que a poyan a “los de la bomba atómica” es el PP y principalmente su jefe Aznar, me refiero claro está a sus amoríos con aquellos que utilizaron de principio la energía nuclear como arma de destrucción masiva. Las investigaciones y las pruebas en el desierto de Los Álamos en plena segunda guerra mundial no se hacían para ver que fines pacíficos se le podían dar a ese tipo de energía si no para ver cuan grande era su poder destructivo cara a las personas y a sus bienes. Además lo hicieron de forma tal que ni sus más próximos aliados, Inglaterra, Francia y la URSS se enteraron de lo que Estados Unidos estaba tramando hasta que vieron como centenares de miles de personas eran masacradas en Hiroshima y Nagasaki. Hasta ahora, y otros países ya la poseen, nadie ha utilizado la bomba atómica, solamente lo han utilizado, no el pueblo norteamericano, pero si sus gobernantes que aún la utilizan como arma disuasoria ante sus enemigos.

Hay que oponerse a la posesión de armas nucleares, pero esta oposición debe afectar a todos sin excepción.

Noticias relacionadas

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña

Cataluña a la deriva (y 3)

Entre lo emocional, caótico y ridículo

Hipatia, filósofa de Egipto

Es una mujer dedicada en cuerpo y alma al conocimiento y a la enseñanza

Hipnosis colectiva

La capaña representa uno de los capítulos más esperpénticos

Inés Arrimadas, la chica del 17

Perfiles
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris