Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Tiempos modernos   -   Sección:   Opinión

La cultura de los mil euros

Mar Berenguer

miércoles, 20 de septiembre de 2006, 00:09 h (CET)
El nuevo pobre, trabaja más de ocho horas al día pero su sueldo no le llega para vivir solo. No es el homeless que duerme en un banco a la intemperie ni el niño de África que sale a veces en los telediarios. La congelación de los salarios desde 1997, el progresivo incremento del precio de la vivienda y la implantación del euro, nos ha situado a la cola de Europa en cuanto a nivel adquisitivo y esta situación afecta especialmente a los jóvenes que se dan cuenta de que el futuro, no estaba donde ellos pensaban.

Mil euros, es el sueldo máximo mensual con el que debe sobrevivir gran parte de la generación más preparada de la historia de España. Rondan la treintena, son universitarios con idiomas y alto nivel de informática, pero no ven recompensada su formación con las condiciones de su empleo actual ni encuentran oportunidad alguna de promoción laboral. Al Mileurista, su trabajo no le permite acceder a una vivienda digna y se ve obligado a renunciar a aspectos importantes de su desarrollo profesional y personal. Es el claro exponente de que el modelo socioeconómico español no da respuesta adecuada a los retos de la sociedad actual.

La tasa de paro entre los titulados españoles, es de las más altas de Europa. Uno de los motivos, ha sido la masificación de la universidad que ha convertido a la institución en una máquina de escupir licenciados desde la mitad de los noventa. En 1956, el 10% de los jóvenes, obtenía una licenciatura y ocuparon los altos cargos de una generación triunfadora. Nuestros padres, vieron a sus contemporáneos comerse el mundo, y quisieron que sus hijos siguiéramos esos pasos.

Durante los ochenta, el porcentaje de estudiantes universitarios se multiplica por tres y se incorporan las mujeres. Se produce un vuelco educativo sin precedentes en Europa que ha impedido que haya puestos de élite para todos. Surge un número indeterminado de jóvenes frustrados que continúan estudiando en un intento de sobresalir: un máster, un doctorado... Esta revolución del conocimiento, ofrece grandes oportunidades, pero también endurece las condiciones de competencia. La precariedad laboral se ha venido cebando con los jóvenes de esta generación: en 2004, más de la mitad de los contratos firmados por jóvenes de 30 años fue temporal. A largo plazo, las perspectivas tampoco son halagüeñas. Cuando los ahora mileuristas llegaron a la Universidad, se encontraron las aulas repletas; tras hundir la tasa de natalidad y sin trabajo cualificado para todos, se prevé un colapso en las pensiones, salvo que trabajen más allá de los 65 años.

Los hijos de la posguerra y el ejecutivo agresivo. La generación X y la Cultura de los mil euros. En los albores del siglo XXI, la única repuesta a estos modelos infraeconómicos, es construir un país en el que la contribución al conocimiento sea una realidad respetada y valorada; referencia del progreso social, económico y político para orientar hacia el éxito los esfuerzos y el talento de quienes ven frustradas sus expectativas por un entorno que proporciona una visión desfasada de las relaciones entre los ciudadanos y aquellos que han de escuchar sus demandas y satisfacer sus verdaderas necesidades.

Noticias relacionadas

Un tejido de hábitos transformadores

No menos trascendentales han de ser nuestras propias transformaciones interiores

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XV)

Hay que liberar a los miembros del Opus Dei de la funesta manía de pensar

Un salabre oxidado

Un relato estival de Francisco Castro Guerra

Te invito a un Cat Café en A Coruña

Ya podía nuestra sociedad darse más cuenta de que son seres vivos

Respetar la verdad y la autoridad en la materia

Artículo de Carmen de Soto Díez, Consultora de comunicación
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris