Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Akelarre  

¿Busca Rosa Díez la expulsión?

Rafa García
Rafa García
@rafagarciak
miércoles, 20 de septiembre de 2006, 00:09 h (CET)
Que Albert Boadella es un bufón profesional lo sabe todo el mundo. Es el típico “tocapelotas” que no parece tener miedo al poder establecido, y que lo mismo se enfrenta a Franco, que a Pujol, Maragall, Mas, Carod, o Zapatero. Y hay que agradecérselo, porque en estos tiempos en los que la oposición no sabe estar a la altura de las circunstancias, bueno es que desde la escena, recurriendo a la máscara y la sátira, se pongan en evidencia los excesos de los gobernantes en ejercicio. La crítica, la mofa, y la ironía, me parecen algo de lo más serio y necesario.

Lo que no resulta tan sensata es la manera elegida para entrar en política por la plataforma cívica auspiciada, entre otros, por el propio Boadella. Ciutadans de Catalunya - Partit de la Ciutadania ha presentado a su candidato a la presidencia de la Generalitat a lo grande, con una campaña efectista y agresiva, en la que el político de nuevo cuño, Albert Rivera, un abogado de 26 años, aparece con la misma cantidad de ropa con la que su madre lo trajo al mundo. Después de contemplar el cartel, uno se pregunta si la responsable de imagen de esta nueva formación política es Cicciolina o Yola Berrocal.

Lo que nadie discute es que este partido ha conseguido uno de sus grandes objetivos: llamar la atención. Pero, ¿a costa de qué, no acabará el icono matando el mensaje? Ahora ya no se sabe si Ciutadans de Catalunya - Partit de la Ciutadania está reivindicando más horas de enseñanza en castellano, o permiso para deambular por Las Ramblas en pelota picada.

El afán de notoriedad de las personas que componen este colectivo es evidente. Uno de los que se ha hecho más famoso en toda España es el periodista y escritor Iván Tubau, quien en el acto de presentación de la candidatura en Barcelona, parafraseando a Pepe Rubianes, vomitó la siguiente frase: “la nación catalana me suda la polla por arriba y por abajo, que se metan Catalunya por el puto culo. A ver si les explota dentro”.

Queda claro que Ciutadans de Catalunya - Partit de la Ciutadania disfrutará de unos cuantos titulares llamativos en la prensa, y de escasísimos votos en las urnas. Con un lenguaje tan soez y barriobajero, poco tienen que perder CiU, PSC, o ERC; el mensaje del los boadellistas únicamente puede sintonizar con los amigos más radicales de Álex Vidal Quadras. Y con Rosa Díez, quien ha expresado su simpatía hacia este nuevo movimiento. La socialista vasca sigue haciendo méritos para ser expulsada del PSOE. Da la impresión de que está buscando que la echen, para cobijarse rápidamente bajo el paraguas del PP. Ya lo hizo en su día Ricardo García Damborenea, alguien que aseguraba estar a la izquierda de su partido, y que acabó compartiendo un mitin con Aznar. Uno y no más, santo Tomás, porque en cuanto apareció el molesto hedor a GAL, le agradecieron los servicios prestados.





Cartel electoral de Ciutadans de Catalunya
para las elecciones a la Generalitat.

Noticias relacionadas

Dignidad y valores

La dignidad es el respeto y estima que toda persona por el hecho de estar viva se merece

Rivera apela al transfuguismo político. Quien no corre vuela

Quizá esta ha sido la más rocambolesca época de distrofia política, donde el futuro de España se está jugando al “estraperlo”

En el último minuto

​Si no fueran politicos adolescentes sino hombres de Estado, con visión del bien común del país y no de partido o personal, se agarrarían 'in extremis' a un gobierno de gran coalición con pactos de mínimos ante los grandes eventos que nos anuncia el futuro

Ver, juzgar y actuar

​Voy colgando mis modestos artículo en un blog al que he titulado “ver, juzgar y actuar”, los tres pasos que aprendimos en el libro de Maréchal, La Revisión de Vida, en mis años juveniles en la Acción Católica y seguramente el paso más difícil es el de juzgar, pues si cada hecho sobre el que me fijo a la hora de escribir no lleva a un juicio sobre mi mismo queda reducido, en el mejor de los casos, a un simple comentario bastante inútil.

Párrafos que no irán a ninguna parte. Parte II

No a los malos tratos, a la maldad. No al dolor inaugurado ni la terquedad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris