Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

196º Aniversario de las Cortes de Cádiz

Francisco Arias Solís
Redacción
miércoles, 20 de septiembre de 2006, 00:09 h (CET)
“En pindárico canto
a la inmortal Constitución levanta,
bienhadado español; tú que el renombre
por ella ya de ciudadano adquieres;
por ella libre y hombre,
hombre no siervo de tirano eres.”


Francisco Sánchez Barbero

La obra legislativa de las Cortes de Cádiz supone la liquidación de los fundamentos económicos y jurídicos sobre los que se asentaba el Antiguo Régimen; la Constitución de 1812, con la que España se abre al constitucionalismo, aspira a levantar una nueva estructura jurídico-política del Estado. En este sentido se ha dicho que la obra de Cádiz es la primera piedra de un edificio por construir.

Designada la isla de León como sede del Congreso y acondicionado el teatro, único local que reunía condiciones en el lugar, el 24 de septiembre de 1810, se celebra la primera reunión de las Cortes. A los cinco meses, las Cortes se trasladan a Cádiz. El 24 de febrero de 1811 tiene lugar la primera reunión en la iglesia de San Felipe de Neri.

En estas primeras Cortes, compuesta de 303 diputados, de los cuales 33 lo eran por las colonias americanas, había una desproporción flagrante entre los partidarios de la ideología liberal y los de una España inmutable.

Ya desde antes que la Constitución fuese jurada y proclamada las Cortes, a través de los Decretos y Ordenes, acometieron la tarea de llevar a la realidad los proyectos constitucionales, y ello hasta el momento en que fueron disueltos.

Cabría destacar algunas de estas disposiciones por su trascendencia posterior. Así, el Decreto de libertad de imprenta de 10 de noviembre de 1810 consagraría la libre emisión del pensamiento y supondría el nacimiento del periodismo moderno. El Decreto de 22 de febrero de 1813 de abolición de la Inquisición, proclama que “el Tribunal de la Inquisición es incompatible con la Constitución”, los Decretos de abolición de la tortura, o la Orden en la que se declaran emancipados los esclavos del Rey, que aún existían en Guatemala, entre otras de similar signo. Pero quizá las normas de mayor importancia para la supresión de los fundamentos de la sociedad estamental sean las de abolición de los señoríos, inicio de la desamortización eclesiástica y parcelación de los bienes propios, realengos y baldíos, así como el establecimiento de la libertad de trabajo.

La obra de las Cortes de Cádiz fue inmensa. Los diputados doceañistas sentaron la base de lo que hoy se entiende por Estado de Derecho y sociedad democrática, fundada en los principios de soberanía nacional, justicia e igualdad.

Por ello, cuando tras una serie de significativos sucesos, Fernando VII firma el Decreto de 4 de mayo de 1814, que de una manera tajante declara la Constitución y los Decretos de Cortes “... nulos y de ningún valor ni efecto, ahora ni en tiempo alguno, como si no hubiesen pasado jamás tales actos... “, suprimirá la letra de la ley, incluso la vida de los que defienden la Constitución, pero no su espíritu.

Cádiz, fue la cuna de constitucionalismo español y su influencia perduró a lo largo de todo el siglo XIX hasta hoy no sólo en España, sino en muchas otras naciones, y muy particularmente en los países hispanoamericanos. Las bases del Estado que en Cádiz se crearon, pese a tantos intentos y a tantas épocas en la oscuridad, no han podido ser demolidas. Y es que, como cantaba el pueblo gaditano: “Por gritar ¡Viva la Pepa! / me metieron en la cárcel, / y después que me sacaron / ¡viva la Pepa y su madre!”.

Noticias relacionadas

Andalucía, una ocasión para la izquierda

​​El ministro de Agricultura, Luis Planas, fue el orador invitado por la Agencia de Noticias Europa Press en su último Desayuno Informativo

Observaciones singulares

No basta con hablar de encuentros, es necesaria una mayor discriminación de los contendios tratados

Mantenerse en sus trece

Es triste contemplar la terquedad y cabezonería de los políticos y su incapacidad de dialogar ni de buscar puntos de encuentro

¿Será Theresa May la nueva Dama de Hierro?

¿Hacia un Brexit caótico?

Teoría de la suposición de Ockham

Guillermo de Ockham elaboró una sutil filosofía del lenguaje
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris