Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

Instantáneas de la globalidad

Pascual Falces
Pascual Falces
miércoles, 20 de septiembre de 2006, 00:01 h (CET)
Recorriendo la corteza terrestre con el catalejo -la tarea cotidiana de esta ventilada columna-, no se puede concluir que atraviese la Aldea un momento tranquilo, aunque, hasta cierto punto, pacífico, pero alborotado. Diversos “clic” de la cámara fotográfica, no del botón derecho del “mouse”, cada vez que algo destaca en el horizonte, conforman la abigarrada panorámica del día de hoy.

La “españa” gubernamental es un continuo dislate en que predomina el fenómeno de los “enanos”, aquellos del circo, que les están creciendo a sus dirigentes. Sí un recalcitrante asesino etarra se quiere morir de hambre en la cárcel, pone en un brete toda la política del “talante”. Y, “Don Tancredo” Zapatero, ha de resistir el revolcón; a lo que ha de sumar la reticencia de su ministro de Interior para hacerse cargo de la cercana “negociación”. Una enorme espada de Damasco, muy a propósito, pende sobre los efectivos enviados a Líbano como fuerza de interposición, y en cumplimiento de una ambigua resolución de la ONU. Además, sienten necesidad de resucitar la anestesiada extrema derecha, y, así, justificar la extrema izquierda –y vuelta a empezar-. Y, por si fuera poco, no consigue borrar de la memoria histórica reciente, el 11M, cuando, aún no está claro por qué, doscientos honestos madrileños fueron sacrificados a más de los centenares de heridos. Hay que permanecer atentos a la pantalla.

Por allá lejos, Iraq sigue con el reguero diario de muertes como consecuencia de la guerra entre chiitas, sunitas y kurdos, desde que armas poderosas derrocaron a Sadam que tenía en un puño al país, valga, que, aterrorizado. En Afganistán con más frecuencia vuelven a “pintar bastos”, con unos talibanes (un Tal-Iván, dijo un chistoso de mala pata, que había organizado el atentado de las Torres Gemelas), que añoran su derribada tiranía. A las afinidades religioso-políticas de entre ellos, hay que sumar una irritación a flor de piel del gentío musulmán; una cita del siglo XIII, del Papa de la Cristiandad, ha enfurecido los ánimos (una cita es una cita), y un jefe “ulema” ha declarado el próximo viernes el “Día de la ira musulmana”. Hay que seguir pendientes, también, de la pantalla.

México, en cabeza de los países latinoamericanos, atraviesa momentos de “esquizofrenia” política con tres presidentes. Uno, Fox, que ya se va, con su Martita y todo; otro, Calderón, elegido próximo Presidente por el máximo órgano electoral; y, un tercero, el que no ganó las elecciones, nombrado “presidente legítimo” por su allegada y multitudinaria camarilla. Sigan atentos, no se pierdan lo que vendrá a continuación.

Y, finalmente, el permanente “empujón” migratorio, al que tan sólo la dura mar de invierno disuadirá hasta el próximo verano. El drama, de los que no llegaron, se olvida, y se improvisan parches para el de los que pusieron pie en tierra. Europa siente la presión de África mientras cavila, ojalá que sea así, el modo de disminuir el gas que silba por la espita negra.

Y, menos mal, que, este catalejo no es un telescopio, ni la Red se ha expandido por el espacio, porque, recientes noticias hechas públicas aseguran la existencia de numerosos planetas donde puede darse vida en parecidas condiciones a las de la Tierra. Boquiabiertos, no habría quien se despegara de la pantalla.

Noticias relacionadas

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.

El acto del reconocimiento de gobiernos

Las principales doctrinas sobre reconocimiento de gobiernos

Alcoa y el abandono de Asturias

El presente y el futuro industrial y económico de Asturias están en el aire

Hacia la caverna

El oscurantismo sigue siendo demasiado moderno

Equidistancia

Entender la vida como una confrontación permanente es algo terrible. Supone enfrentarse a cada una de las facetas de la realidad con un pensamiento dicotómico
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris