Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Zapatero se carga el socialismo catalanista burgués

Wifredo Espina
Wifredo Espina
@wifredoespina
miércoles, 20 de septiembre de 2006, 00:09 h (CET)
Zapatero se está cargando el socialismo catalanista burgués. El PSC ya no es lo que fue ni seguramente lo volverá a ser. Sus coqueteos con Maragall y Carod le han servido para hacerle esta jugada al socialismo catalán. El profesor Jordi Berrio, agudo y oportuno, se pregunta si hay que seguir hablando de socialismo catalán o de socialismo en Cataluña. La respuesta es cada vez más obvia.

Con motivo de disolver el Parlament de Cataluña y firmar la convocatoria de las elecciones autonómicas, Maragall ha hecho unas declaraciones a TV3, en las que no se sabe si habla aún como President o ya como expresident.Por una lado, afirma que el mandato del Tripartito ha sido bueno y que él deja la presidencia voluntariamente, y, por otro, subraya no pocas decepciones, discrepancias y errores, lo que contradicen aquella afirmación.

Discrepancias, incluso, en su propio partido y con Montilla, candidato a sustituirle en la presidencia de la Generalitat. Son públicas las fuertes tensiones dentro de su partido (que acabarán empujándole a no presentarse), y ante la aprobación del Estatut por el Parlament el 30 de noviembre, que tuvo no poco de ficción, ya que a las pocas horas el mismo PSC, cuya ejecutiva lo recibió con frialdad (contrariamente a la cómica euforia con que se había aprobado con casi el 90 por ciento de los diputados) presentaba enmiendas substanciales, y, por su parte, Artur Mas, que estratégicamente se había puesto al frente de aquella manifestación soberanista, pronto pactaría rebajas esenciales con Zapatero. Por lo dicho, y lo que se desprende, las palabras de Maragall, que deja forzado la Presidencia de la Generalidad (“no me empujen que me voy”,como ha caricaturizado alguien), destilan no poca decepción y amargura, encubiertas por una envidiable presencia de ánimo y su característico optimismo trufados de habilidades de gato viejo en la política.

Sin Maragall, el PSC ya no será lo mismo. Su propia esposa se acaba de dar de baja del partido. Y los nombres de Joan Reventos, Narcís Serra, Raimon Obiols e Isidre Molas, juntamente con el de Paqual Maragall, van quedando para la historia. Eran los representantes del socialismo catalanista y burgués. Las triquiñuelas de Zapatero, a propósito de un nuevo Estatut, que tiene mucho de fachada y no pocas ataduras al Gobierno central, sobre todo en su desarrollo y aplicación, han ido aumentado la dependencia del PSC del PSOE. Carod acaba de acusar a Mas y a Montilla de “sucursalizar” Cataluña. CiU y ERC critican la “supeditación” de Maragall al Gobierno central. Mas ya dice que no rehusará los votos del PP para ser presidente, mientras Piqué le replica que no le saldrán gratis. Por su parte, Montilla tiene que desmentir que la presencia de Castells como segundo en su candidatura, sea para cumplir el expediente de la conveniencia de una “cuota de catalanismo” en su lista, saliendo al paso de la llamada a los catalanes de Artur Mas a la “Casa común” de todos los catalanistas vengan de donde vengan.

El socialismo en Cataluña cada vez va siendo menos catalanista y más socialista. Menos, un socialismo burgués, universitario y de libro y más un socialismo de calle, de barrio periférico y sindicalista. Lo cual no debe sorprender demasiado, vista la evolución demográfica catalana. Por esto Montilla –como decíamos en un artículo anterior- es la gran prueba en esta contienda electoral: ¿socialismo catalán o socialismo en Cataluña?

____________________

Wifredo Espina es periodista y ex director del "Centre d’Investigació de la Comunicació" de Cataluña.

Noticias relacionadas

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña

Cataluña a la deriva (y 3)

Entre lo emocional, caótico y ridículo

Hipatia, filósofa de Egipto

Es una mujer dedicada en cuerpo y alma al conocimiento y a la enseñanza

Hipnosis colectiva

La capaña representa uno de los capítulos más esperpénticos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris