Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

El jorobado pasiego y el milagro zapatero

José Luis Palomera
Redacción
domingo, 17 de septiembre de 2006, 22:19 h (CET)
Cuadro propio tengo, también pinto, cuyo título “El jorobado de Notre Dame camino de Lourdes” que bien quisiera para sí el mismísimo “ El Grito de Eduard Munich”.

El cuadro, óleo al agua sobre papel, retaza aires “ del impresionismo”, aunque el autonaciente arte paso a denominarle “Imagination”.

Viene todo esto a referencia del encabezamiento en cuestión.

El jorobado pasiego por mucho que mienta, por mucho que hidalgue sus risueñas muecas de desparpajos engreídos, no logrará que todo aquel que vea y quiera ver, repare una suculenta joroba en sus burdas y cínicas declaraciones relacionadas con el 11M. Éste, arcaico “de negro difunto”, mintió, y mintió y volvió a mentir, ya que no dijo verdad, en el asunto GAL. Luego nadie ofende si dice que el sujeto en cuestión es un intrínseco y compulsivo mentiroso.

Una década después las mentiras de antaño ramificadas prenden de su joroba espalda, cual defecto que desampara la verdad.

Hay tantas y tantas contradicciones, que el beso del judas cadavérico del 11M” aún no se sabe a quién corresponde, algunas incluso imposibles de digerir si no se beben con el líquido fanatismo de los que no quieren ver, obviarlas es traicionar a la verdad. Contradicciones que el jorobado pasiego se pasa por su protuberancia vergüenza sabiendo de antemano que éstas son perentorias si se desea saber la verdad de lo acontecido y quiénes hicieron todo lo posible para que aconteciera. Y no precisamente el mismo día 11M, eso desgraciadamente bien lo sabemos, lo sustancial del asunto es saber qué hacían o deshacían los sujetos, que luego resultaron autores, los meses anteriores al atentado. Por cierto, todos controlados por la policía.

Todo Español, digo español, antes que militante o simpatizante político, intuye aplicando razón, que algo se oculta detrás del atentado, algo grave, muy grave, que hiela el “Grito” del palpitado corazón.

En mi cuadro, arriba mencionado, el jorobado de Notre Dame, camina encorvado, angustiosamente encorvado, hacia la Virgen de Lourdes, por si el milagro de hacer un mancebo de su horrenda forma anatómica, es posible. Lo mismo ocurre con el jorobado pasiego, aunque éste en vez de caminar hacia Lourdes, se dirige al milagroso zapatero para decirle que su joroba es tan patente que es imposible pasarla inadvertida. El desgaste político, está produciendo tal hinchazón en su encogida espalda que al milagroso guiño de zapatero, hasta ahora en bambalinas, no le queda otro remedio que salir al teatro y obsequiarnos con sus necedades políticas.

El encorvado de Solares ya no da más de sí, ojo, que mucho ha dado, demasiado para no ser cínico partidista , el último debate en el congreso ha sido su tumba, uno puede ser sibilino a más no poder, pero cuando las preguntas del ministro Zaplana se basan en hechos y manifestaciones de otros, fuerzas de seguridad incluidas, no se pueden torear con furtivos capotazos de joroba y clarín sin tener que pagar por ellos un precio demasiado alto, incluso para todo un pasiego.

Para su desgracia, España, perdón, los Españoles, siempre le recordarán como encubridor reiterativo, de la verdad, aunque sangre, que hoy como antaño solicita clamorosamente el pueblo español...Lastre jorobado que llevará toda la vida, mintiendo de acá para allá en busca del milagro zapatero que él mismo predicó.

Noticias relacionadas

Vico

Vico nació en Nápoles en 1668 y falleció en la misma ciudad en el año 1744

Obsesionados con el franquismo 32 años después de su fallecimiento

“La vida de los muertos pervive en la memoria de los vivos” Cicerón

Oriol Junqueras, candidato secuestrado

Perfiles

Apuesta por una cultura de alianzas

Nunca es a destiempo para recomenzar

Una Europa en la que podamos creer

La declaración de París es un manifiesto elaborado por intelectuales de diez países europeos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris