Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

Los abogados del 11-M

Pascual Mogica
Pascual Mogica
domingo, 17 de septiembre de 2006, 22:18 h (CET)
Respetando el derecho que le asiste a cada profesional de ponerle el precio a su trabajo. Respetando ese principio, he de decir que he quedado sorprendido por la petición de los abogados del turno de oficio que van a defender a los que presuntamente perpetraron el atentado del 11-M que costó la vida a 192 inocentes.

Dichos abogados para los que, teniendo en cuenta la complejidad del proceso judicial, el Ministerio de Justicia había alcanzado un acuerdo con el Colegio de Abogados de Madrid mediante el cual y entre otras cosas de naturaleza logística, triplicaba la remuneración de estos abogados con un límite de 20.000 euros. Los abogados, a través de su portavoz, han criticado este acuerdo y manifiestan que “una ridiculez multiplicada por tres sigue siendo una ridiculez”. Para ellos la retribución “aceptable” ascendería a 60.000 euros, cantidad que ya fue rechazada en su día por el ministro de Justicia. Los abogados dicen que esos 20.000 euros son insuficientes y que la dedicación exclusiva que exige la defensa en este sumario, les llevará a la “ruina económica”.

A mi me parece correcta la postura de los abogados, pero al igual que están en su derecho de pedir, también están en su obligación de acatar lo que dictan las normas en lo que respecta a los abogados del turno de oficio. La adscripción al turno de oficio es voluntaria y si algún abogado no quiere aceptar alguno de los casos que se le puedan asignar puede renunciar a él poniendo de manifiesto los motivos por los cuales no acepta la defensa del acusado de que se trate.

Hasta este punto todo me parece correcto. Ahora bien, yo no se si en este caso en concreto, es mi opinión, se trata de obtener más dinero o de afán de notoriedad. Sabido es que muchos abogados se han dado a conocer al público a través de casos que cuentan con la máxima atención de la opinión pública y que el turno de oficio ha sido para ellos un trampolín importante para su lanzamiento a la escena de la actividad jurídica. Me parece mal, si de verdad lo que se pretende es alcanzar notoriedad, que para ello hayan utilizado el despropósito y la barbaridad, tan de moda hoy en día por algunos sectores políticos y de la prensa, diciendo que los presos del 11-M están “como los presos de Guantánamo”. ¿Por esta presunta situación es por lo que piden más dinero? ¿O se quiere conseguir renombre -y posiblemente para alguno de esos abogados salir del anonimato- y dinero al mismo tiempo?

Noticias relacionadas

Quisicosas de la política nacional

“El éxito es la capacidad de ir de fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo” Winston Churchill

Preferiblemente otro día

Hacía un tiempo, Francisco de la Torre había declarado que no concurriría como cabeza de lista en las próximas locales

Los artistas mueren jóvenes

La corta vida del poeta

La verdad os hará libres

¿Qué verdad hace libres?

Envidia, odio y celos te debilitan y consumen

Pensamos y vivimos en gran parte de una manera inconsciente e irreflexiva
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris