Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Ni éstos ni aquéllos   -   Sección:   Opinión

Poderes Humanos y el engaño de los derechos menores

Juan Pablo Mañueco
Juan Pablo Mañueco
domingo, 17 de septiembre de 2006, 22:18 h (CET)
LOS SERES HUMANOS ya son capaces de regirse a sí mismos y de regir los asuntos públicos, mediante el ejercicio de sus PODERES NATURALES (Activos) para legislar, enjuiciar y ejecutar, según lo por ellos legislado y enjuiciado.

No es necesario fabricarlos. Los que están fabricados son los sistemas políticos que IMPIDEN a la población el ejercicio de sus potestades naturales, y reservan sólo para los dirigentes autarcas el Poder de Legislar, el Poder de Juzgar o el Poder de Ejecutar lo enjuiciado y decidido.

Son los sistemas políticos que anulan esos PODERES NATURALES DE TODOS y que artificialmente los cambian por unos "derechos" menores y pasivos (mientras que los dirigentes se quedan con los PODERES) los que "fabrican ciudadanos" ya. Están a nuestro alrededor ya: fabricados, esto es, anulados artificialmente en sus potestades naturales.

O dicho de otra forma, los "ciudadanos" son un eslabón más de la cadena "vasallos/súbditos/ciudadanos" = gente con derechos menores y pasivos, pero impotentes (sin poderes).

No hay que fabricar y menos ciudadanos: hay que eliminar las trabas artificiales políticas que impiden el ejercicio por todos (aunque sea a través de representantes subordinados efectivamente a aquellos a quienes representan) de los PODERES NATURALES que ya tenemos...

En esto, tan evidente y tan asumible, consiste la REVOLUCIÓN DE LA DEMOCRACIA REAL. El resto es desarrollar esta idea matriz hasta que los soberanos (todos nosotros) puedan ejercer su soberanía en todos los asuntos públicos.

No ciudadanos con derechos menores e inactivos, sino SOBERANOS con Poderes Activos (aunque anulados por los sistemas vigentes, tan arcaicos) es lo que somos. Soberanos.

Noticias relacionadas

Catalunya, el árbol que no deja ver el bosque

El PP, con la Constitución tapa su corrupción

El valor y la valía

Se requieren gentes de valor que perseveren, dispuestos a plantarle corazón a esta escalada de contrariedades que nos dejan sin aliento

De la Constitución de 1812 a la de 1978

Hay que releer las constituciones derogadas antes de reformar la vigente

Turull y Rull

La viñeta de Carla

¡Aprovecha el instante! ¡Aprovecha el día!

Cada ser humano y cada alma es un microcosmos en el macrocosmos universal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris