Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Akelarre   -   Sección:   Opinión

Iñaki castiga a Rajoy

Rafa García
Rafa García
@rafagarciak
domingo, 17 de septiembre de 2006, 03:48 h (CET)
La conversación que mantuvieron en Cuatro el miércoles por la noche Iñaki Gabilondo y Mariano Rajoy no fue una entrevista al uso, podría decirse que resultó una batalla en toda regla, de la que el presidente del PP no salió muy bien parado. La verdad es que el veterano periodista donostiarra puso contra las cuerdas a su interlocutor nada más empezar, cuando le preguntó de forma contundente y cortante si en su partido mandaba él, o si por el contrario lo hacían Aznar o Federico Jiménez Losantos. El momento fue terrible para Rajoy, quien poniendo cara de circunstancias, se apresuró a reivindicar sus dotes de mando. Eso sí, hizo notar al entrevistador su malestar y sorpresa ante semejante pregunta. Gabilondo no desaprovechó la ocasión, y volvió a golpear con fuerza; le dijo al invitado que no entendía su asombro, porque es en los ambientes más próximos al Partido Popular donde se comentan este tipo de cosas. Fue el comienzo de una tensa entrevista, en la que es probable que Rajoy se sintiera como un “sparring” sobre el cuadrilátero.

La verdad es que la semana ha sido muy dura para el Partido Popular, cuya imagen se ha ido deteriorando con el paso de los días. El primer golpe fue la difusión de la nota interna del PP de A Coruña, en la que se conminaba a los alcaldes de este partido a retrasar el mayor tiempo posible la firma de convenios con la Xunta para la creación de las brigadas forestales. Teniendo en cuenta lo que ha ocurrido este verano en Galicia, el estupor de buena parte de la sociedad está más que justificado. Dar semejante orden es propio de felones o de desequilibrados. O de personajes sin escrúpulos capaces de recurrir a lo que haga falta con tal de recuperar el poder. Sorprendentemente, Rajoy no ha dicho ni una palabra al respecto, ni ha cesado a la redactora del exabrupto y secretaria provincial de organización, María Dolores Faraldo Botana. Luego, ¡qué no se queje si alguien pone en marcha la imaginación y empieza a asociar la dichosa nota con los incendios!

Aunque para imaginación la de todos aquellos que han decidido que policías, jueces y fiscales no pintan absolutamente nada en este país, y que quien verdaderamente tiene credibilidad es el presunto delincuente, José Emilio Suárez Trashorras, ese “angelito” acusado de facilitar a los terroristas el explosivo con el que se perpetraron los terribles atentados del 11 de marzo de 2004. Primero le hicieron una entrevista en papel, luego lo elevaron a los altares radiofónicos, y posteriormente su palabra fue convertida en dogma. El núcleo duro de la dirección del PP se apuntó raudo a la resucitación de los fantasmas del pasado, a la autoría de ETA, y a la teoría de la conspiración. Pero ¡oh sorpresa!, El País publicaba el miércoles la trascripción de una conversación de Suárez Trashorras en la que éste afirmaba que mientras le siguieran pagando, sería capaz de contar “hasta la Guerra Civil“. Quedaba así desactivada la táctica del Partido Popular, formación que tenía previsto lucirse esa misma tarde en el Congreso de los Diputados, interpelando al Gobierno sobre esta materia. Lógicamente, las novedades sirvieron para todo lo contrario, para que Rubalcaba pasara a la acción, al ataque.

La semana ha sido nefasta para los populares, y alguien en la dirección de ese partido debería hacer una llamada a la reflexión. Oyendo lo que oyen todas las mañanas, es normal que en Génova 13 están tensos, e irritados. Yo les recomendaría que cambiasen de punto en el dial, y que se despertaran con Carlos Herrera. Mantendrían intacta la autoestima, y podrían vivir con un poquito más de alegría. Hay tan buen “rollo” en Herrera en la Onda, que el pasado miércoles, una de las colaboradoras del programa, Rosana, cansada ya de que su jefe hiciera rimas de dudoso gusto con su nombre, se refirió al locutor en los siguientes términos: “¡Carlos, el de los cojones largos!”. ¿Se imaginan a Piqué o Gallardón dedicando semejante frase a un tal Ángel?

Noticias relacionadas

Xavier Domenech, ni una cosa ni la otra

Perfiles

Reinicio del Sporting

La plantilla del Sporting representa también a Gijón

Penumbras cuánticas

La farándula nos hipnoyiza si no prestamos atención a las conexiones perversas que subyacen

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris