Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Cine

Etiquetas:   Crítica de cine   -   Sección:   Cine

'Clerks II': el eterno retorno

Gonzalo G. Velasco
Gonzalo G. Velasco
jueves, 2 de noviembre de 2006, 06:51 h (CET)
A muchos puede sorprenderles que diez años más tarde de su sorprendente irrupción en el panorama cinematográfico con la entrañable, cáustica y cinéfila Clerks, película cuyos meritos artísticos más bien mediocres quedaron eclipsados desde un primer momento por su sorprendente capacidad para conectar con toda una generación de veinteañeros desnortados, Kevin Smith haya decidido rodar una secuela; pero la sorpresa no lo es tanto si analizamos la carrera del cineasta y vemos que, desde Persiguiendo a Amy, su vida creativa ha sido una contrarreloj hacia la insulsez más absoluta. Sus films son un poco como los concursantes de Gran Hermano: de vez en cuando aparece alguno interesante (los mencionados Clerks y Persiguiendo a Amy) pero la mayoría, además de huecos y repetitivos, son de un soseras desopilante (Dogma, Mallrats, Jay y Bob Contraatacan, Jersey Girl…).

Así las cosas, Clerks II no es más que una claudicación en toda regla por parte del director ante quienes, como yo, sostienen que dijo todo lo que tenía que decir con su primera película, y no hay mejor prueba de ello que ver esta secuela con su predecesora en mente: mismos personajes, mismo tipo de diálogos sustentados alrededor de insultos supuestamente ingeniosos y alusiones a la cultura freak, similares localizaciones, misma torpeza narrativa y de puesta en escena (por momentos, el montaje es tan poco fluido que uno tiene la impresión de encontrarse frente a un corto amateur), y mismas deficiencias a la hora de dirigir actores.

Todo ello garantizaría el éxito si las circunstancias sociales fueran las de hace diez años, pero a estas alturas, las tribulaciones de Randal, Dante, Jay, Bob el Silencioso y compañía, han perdido todo su punch debido a la profusión de películas de cinismo análogo, sentido metacinematográfico si cabe más acentuado, y presupuestos igualmente modestos. Por si fuera poco, el sentido de la provocación ha menguado notablemente en la última década a causa de la sobreexplotación mainstream del humor escatológico (American Pie y derivados) y a la fagotización de lo políticamente incorrecto por parte de los estudios (South Park y derivados), de modo que si antes cualquier estúpido detalle podía parecernos el colmo de la irreverencia saludable, ahora ni siquiera pestañeamos cuando Smith, en un intento patético por modernizarse, tiene que recurrir a un clímax zoofílico antes de cerrar su película con una reflexión pseudoexistencial acerca de la poética de los trabajos basura.

En resumen, que la constatación de que su cine ya no interesa ni a sus familiares y allegados, ha llevado a Kevin Smith de vuelta a sus orígenes con la esperanza de volver a camelar a una audiencia que, a diferencia de él, ha madurado bastante en los últimos años. Si en esto del cine existiera el carné por puntos, habría llegado la hora de que a este señor le prohibieran rodar más películas. Su discurso está agotado.

Noticias relacionadas

Netflix España prepara nueva película con Daniel Sánchez Arévalo

Se estrenará en todo el mundo en 2019

El cine fantástico monopoliza los Premios en la IV Muestra de cine y creatividad del Centro Botín

El premio del público fue para “El escarabajo al final de la calle”

Disney celebra los 90 años de Mickey Mouse con una exposición

Un artista español participa en la muestra de Nueva York

Silvia Abril y Andreu Buenafuente presentarán los 33 Premios Goya

La actriz y cómica debutará como conductora

Javier Gutierrez, galardonado en el Festival Internacional de Cortometrajes de Valencia

'Zero' se lleva dos galardones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris