Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

En defensa de ellos

Antonio García-Palao
Redacción
domingo, 17 de septiembre de 2006, 10:32 h (CET)
Se acabó. No vuelvo a comer carne. Ya está bien de tanto canibalismo. He estado dormido mucho tiempo, pero ahora he despertado. Es de día. El respeto a tanta maravilla se impone y me eleva a niveles desconocidos, aunque cercanos.

La barbarie del hombre ha escrito la historia con sangre, sin misericordia, con arrogancia y mezquindad. Sólo los más reflexivos y más elevados espíritus entre nosotros denunciaron el mal camino trazado por los poderosos.

Como tantas veces, los indefensos, los débiles, los bondadosos, los generosos llevaron la peor parte. Nos los comimos, los degollamos, los explotamos hasta la extenuación. Y siempre con gran celebración. Entre risas chirriantes para acallar el tormento de ellos, los compañeros silenciosos, el vivo ejemplo de la vida.

Ríos de sangre. Ríos de grasa. Montañas de vísceras. Cadáveres desmembrados. El hombre, el elegido, el preferido, el superior, el inteligente, defraudó una y otra vez. Sólo unos pocos denunciaron tanta atrocidad, aún a costa de correr la misma suerte. Pero la suerte está echada. El perdón, amortizado setenta veces siete. Nuestros vientres repletos como cementerios colgantes nos arrastran al fondo del abismo.

Los océanos van quedando vacíos. Los últimos moradores emergen agonizantes entre las redes humanas. Los señores de las profundidades se desangran arponeados por "el elegido". Las focas mueren a garrotazos. Los delfines y tiburones valen lo que un plato de sopa. Y nosotros comemos. Reímos. Comemos. Madrugamos para seguir con el progreso que enorgullece. Pero empieza a hacer frío, mucho frío.

Noticias relacionadas

Principios éticos en política

La ética sin el Espíritu Santo que le da vida es letra muerta

Trescientos

​Que me perdonen los deudos si al leer estas líneas se sienten heridos en su amor propio, porque esa no ha sido de ningún modo mi intención, pero no me negará el lector que una noticia semejante se merecía este u otro comentario

"La lucha por la liberación animal ha de desafiar al poder", Rosa Más

Protestas en toda España contra la explotación animal

El poder del dinero como catástrofe

“El pobre continúa marginado del circuito económico”

La gatita de la suerte

Un poema de Aurora Varela
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris