Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con permiso   -   Sección:   Opinión

La España casposa y las juventudes del PSC

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
sábado, 16 de septiembre de 2006, 00:11 h (CET)
Afortunadamente no puedo pedir la baja en las juventudes del PSC porque ya se me pasó el arroz. Bueno, y porque nunca habría militado en partido ninguno, tanta disciplina no es para mí, paso de consignas y de tener que defender lo que digan mis jefes aunque no me guste, caramba, basta de borreguismo, viva la personalidad. Si a mí alguien trata de imponerme que defienda al Pepe Rubianes le mando con el idem y sus escatológicas intransigencias. Al guano, o sea.

Jo no soc Pepe Rubianes ni harto de vino, lo digan las jumentudes de mi partido o lo digan las jumentudes del Partido Socialista Catalán, que son las que lo dicen. Para mí que los socialistas catalanes quieren vendernos como antifascismo las declaraciones violentas de un tío tan intransigente, tan intolerante y tan dictadorzuelo que defeca encima de todos los que no piensan como él. Que eso es lo que vino a decir cuando quiso rectificar porque media España, sólo media, se le echó encima. ¿No es eso fascismo en estado puro? O estalinismo, que me da igual en qué mejilla me den la bofetada, en nombre de qué me insulten o en nombre de qué me quieran imponer el pensamiento único.

Toca las narices que quieran vendérnoslo como el colmo de la tolerancia, del progresismo y del antifascismo. Y como cultura catalana, según el torpe Montilla, no te jode. Anda que no se revolverán en sus tumbas Ramón Llul, Ausías March y Antonio Gaudí, por poner los primeros nombres que a bote pronto me han venido a la cabeza. Dan ganas de decir que viva la ignorancia, pero me quedo con que viva la tolerancia y que se mueran los intolerantes. Quieren hacernos creer que la suya es la España moderna, europea y del siglo XXI, cuando en realidad es la España más casposa y decimonónica, la España de las pinturas negras de Goya en la que unos ciudadanos en blanco y negro se machacan a garrotazos para ver quién es más machote, la España que huye de la inteligencia y dirime sus diferencias a insulto limpio, la España que no se gusta, se avergüenza y en vez de esforzarse y mejorar prefiere calumniar al vecino próspero, al que envidia porque su negocio marcha viento en popa.

Hablando de intolerancia.... ¿dónde carajo se meten esos defensores a ultranza de la libertad de expresión cuando intelectuales de verdad, no del tipo Ayrgamboy o Famóbil, se quedan sin poder dar una conferencia en la Universidad? Quiero yo entonces verles defender la Libertad. Pero en realidad pasan de mandangas si el ofendido no es de lo suyos; les importa un bledo que determinados nombres que no militan entre sus filas se vean impedidos reiteradamente de hablar en público en determinadas universidades. No les importa la Libertad, las libertades, les importa la Libertad de los suyos, a lo que parece.

Y sus papás, sus papás políticos quiero decir, esos mayores suyos que tan indolentemente se fotografiaban a su lado el onze de setembre. El problema de la juventud española es que los mayores han perdido la costumbre de corregir a lajuventud, de marcarles límites, de controlarles, es algo que comprobamos diariamente quienes acostumbramos a convivir con chavales. Pues los papás políticos de esa jumentud socialista catalana algo deberían haber dicho, cualquier cosa menos identificar la Cultura Catalana (Lo pongo con mayúsculas porque se lo merece) con semejante diarrea verbal de un artista semidesconocido, de mediano éxito en un teatrillo de las Ramblas (Excepto ahora, que estará llenando), cuya mayor contribución a la cultura es Maki Navaja, aquel personaje barriobajero que representó en la tele.

Que Montilla haya soltado esa memez y que haya salido con Joan Clos en esa foto sin correr a curritos a los brutos jumentos del PSC, sólo nos certifica que para apagar incendios en Galicia hace falta saber gallego, pero que para ser ministro no hace falta más que ser de la panda de Zapa-Cero.

Noticias relacionadas

Xavier Domenech, ni una cosa ni la otra

Perfiles

Reinicio del Sporting

La plantilla del Sporting representa también a Gijón

Penumbras cuánticas

La farándula nos hipnoyiza si no prestamos atención a las conexiones perversas que subyacen

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris