Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Muy mal se nos tenía que dar   -   Sección:  

Vergüenza ajena

Jorge Dargel
Jorge Dargel
jueves, 14 de septiembre de 2006, 21:55 h (CET)
Esto es lo que siento (y creo que miles de personas) después de ver el partido entre el Real Madrid y el Olympique de Lyon. Quizás escribo desde mi calentura personal, pero lo del Madrid hoy en Lyon ha sido bochornoso. Estas dos palabras, “vergüenza ajena”, deberían de mirarla muchos jugadores del Madrid para saber lo que significa. Esto lo escribo como aficionado al fútbol, dejando de lado las simpatías por un equipo u otro.

No voy a hablar si el Real Madrid debería haber jugado ‘con tal y cuál’, si tenía que haber salido antes ‘fulanito o menganito’, ‘si la abuela fuma’ o ‘si papá quiere a mamá’… Os voy a hablar de sentimientos. Lo de los blancos esta noche ha sido una pantomima, un equipo apático, sin pies ni cabeza, sin carácter, resumiendo, sin nada de lo que hay que tener para intentar ganar un encuentro.

Señores jugadores, desde el más profundo respeto, os pido como amante del buen fútbol, déjense la piel en el campo, si hace falta con ‘sangre, sudor y lágrimas’, pero no jueguen con los sentimientos de millones de aficionados a este club centenario. La camiseta del Real Madrid no es cualquier camiseta, no es un escudo sin historia, no es una prenda de usar y tirar, es una honra, un privilegio y un deber de siempre salir a ganar, hasta los amistosos. Creo que esto, es lo primero que tendrían que aprender los jugadores que visten esta camiseta.

Esta noche hemos visto a unos nombres, con un dorsal, correr por el campo, detrás del balón y de sus rivales, deshonrando el escudo y el nombre del equipo en el que ‘juegan’. Estos, que tras el encuentro regresarán en bussiness class, no han podido ver las caras, que se nos ha quedado a los que hemos visto en el partido, no han podido oír los comentarios, los gestos, etc. Vamos a ver a un equipo para olvidar por un rato nuestra rutina, nuestros problemas, y nos encontramos con once actores, que intentan representar una tragicomedia.

Puede que mañana lo vea de otra manera, ilusionándome de nuevo por ver a un Madrid como el de siempre, y no al de las últimas temporadas, que poco tenía de equipo. No sé cuál es el antídoto para estos problemas, pero sé que esto no puede seguir así. Cambian de presidente, se ‘renueva’ la plantilla, se ‘devuelve’ la ilusión, pero nada cambia en realidad. Hay una dolencia seria y aún no se ha dado con la solución. Quizás pueda residir en ser más humildes, en saber dónde se está, en conocer lo que conlleva la camiseta del Real Madrid y sobre todo, en conocer el significado de ‘vergüenza ajena’.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris