Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   El crisol  

Nuevo sistema de financiación

Pascual Mogica
Pascual Mogica
jueves, 14 de septiembre de 2006, 23:23 h (CET)
La gestión económica del PP en la Comunidad Valenciana a todos los niveles desde la Generalitat, diputaciones provinciales y ayuntamientos, es un verdadero desastre. Su afán por perpetuarse a través de obras faraónicas que en absoluto sirven para mejorar la calidad de vida de los valencianos, les ha llevado a la bancarrota, lo que ha provocado que no les quede un céntimo para emplear en lo verdaderamente necesario.

Hasta tal punto ha llegado la calamitosa situación, que les ha llevado a buscar nuevas fórmulas de financiación tales como se va a dar en una más que indeterminada construcción de una Ciudad de la Justicia en Elche cuyo costo correrá a cargo del constructor para, posteriormente, cobrar este un alquiler a la Generalitat Valenciana hasta la total amortización del costo del inmueble.

Pero los del PP aún han llegado más allá. En el ayuntamiento de la alicantina población de Dolores le han adjudicado “provisionalmente” la calificación de agente urbanizador a la mercantil San José Inversiones y Proyectos Urbanísticos, S.A. para la ejecución de un proyecto urbanístico denominado “Dolores Golf” que prevé la construcción sobre 1,6 millones de metros cuadrados de huerta tradicional de un campo de golf y como no, de 2.600 viviendas.

Ante la falta de liquidez de este ayuntamiento controlado por el PP, se ha llegado a un acuerdo ayuntamiento-mercantil mediante el cual esta última actuará como entidad bancaria y sin que la consellería de Territorio y Vivienda haya aprobado el plan definitivamente, la mentada empresa urbanizadora ingresará en las arcas del ayuntamiento como pago “a buena cuenta” de tasas e impuestos, la cantidad de 1.803.036 euros hasta que sea aprobado de forma definitiva el proyecto en cuestión. Caso de que este no llegase a ser aprobado por causa que no sea imputable a la mercantil, el ayuntamiento se compromete a reintegrar, con intereses, a lo largo de cinco años las cantidades adelantadas, excepto 30.000 euros, quedando tal cantidad a fondo perdido. Esto es un acuerdo muy comprometedor y que por tanto se presta a una y mil suposiciones a cual de ellas más recelosa, porque si la cosa no sale bien, para la mercantil, claro, al ayuntamiento de Dolores le costaría un buen pico de pago de intereses a más de devolver unos dineros que ya se han gastado y de los cuales no hay disponibilidad en la Tesorería municipal para reponerlos.

Así gestiona las cosas el PP en la Comunidad Valenciana. Luego se lamentan de que la gente dude de su extraña manera de tratar los asuntos urbanísticos. Este tipo de convenios “obligan” a mucho.

Noticias relacionadas

Teresa Lozano, nada ligera (y II)

Son los viejos instantes, las pérdidas, las ausencias y las certezas de que el hombre está solo

El protocolo de la investidura del presidente del Gobierno

El acto de investidura es la condición previa a superar antes de tomar posesión del cargo

Se acelera el cambio

Parece que el cambio climático y el calentamiento global ya están causando graves problemas. La desertización de amplias zonas del planeta avanza a pasos agigantados

“La Iglesia católica no es extranjera”

Carlos Navarro, Castellón

Escuchar a los empresarios de Cataluña

Valentín Abelenda Carrillo, Tarragona
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris