Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Francamente contradictorio

Jesús D. Mez Madrid (Gerona)
Redacción
miércoles, 13 de septiembre de 2006, 21:54 h (CET)
"Grave problema de fertilidad de las tierras de África" era la conclusión a la que se llego en la reunió que tuvo lugar en Abuja (Nigeria) durante el mes de Junio. En la reunión se trataba sobre los grandes problemas de la fertilidad de los suelos agrícolas en África, (Africa Fertilizer Summit), tenían como objetivo tratar de combatir la crisis de fertilidad que sufre la mayor parte del suelo africano, que es una causa principal de sus bajos rendimientos agrícolas y de la pobreza.

Por una serie de razones naturales, económicas y estructurales, la denominada "revolución verde" que en el siglo pasado multiplicó los rendimientos de la agricultura en todo el mundo prácticamente no ha llegado a una gran parte de África, donde se continua con métodos de producción antiguos de bajo rendimiento, lo que unido al gran incremento de la población ha hecho que haya una enorme presión sobre los espacios naturales, al roturarse cada vez más tierras para la agricultura, con graves problemas medioambientales, incluyendo desertificación, desaparición de biodiversidad y amenaza a especies en extinción.

Más de la mitad de los suelos africanos están afectados por la erosión y se calcula que se pierden cada año 6 millones de ha de tierras productivas para la agricultura, con un coste económico de 42.000 millones de dólares. Este hecho a su vez agrava el problema de escasez de agua.

La escasez de fertilidad es tal que algunas zonas como el Sahel se practica la microfertilización a mano utilizando botellas de refresco para administrar pequeñas dosis casi planta por planta, con espectaculares efectos sobre los rendimientos de los cultivos con mínimo consumo de abono.

Lo curioso es que mientras África clama por que haya disponibilidad de abonos (fundamentalmente inorgánicos) para sus suelos, y así poder salir de la pobreza, en el bienestante mundo desarrollado hay quien paga más por ciertos alimentos que están producidos sin los mismos y se oponen a que en África los utilicen. Es un hecho francamente contradictorio.

Noticias relacionadas

El Gobierno se humilla ante el chantaje del separatismo catalán

“ Un apaciguador es alguien que espera que el cocodrilo se coma a alguien antes que a él” Wiston Churchill

Todos ellos dicen NO al Especismo

A algunos ciudadanos en China: Perros y Gatos también aman sus vidas

Andalucía, una ocasión para la izquierda

​​El ministro de Agricultura, Luis Planas, fue el orador invitado por la Agencia de Noticias Europa Press en su último Desayuno Informativo

Observaciones singulares

No basta con hablar de encuentros, es necesaria una mayor discriminación de los contendios tratados

Mantenerse en sus trece

Es triste contemplar la terquedad y cabezonería de los políticos y su incapacidad de dialogar ni de buscar puntos de encuentro
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris