Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Los trabajos y los días   -   Sección:   Opinión

De los brotes verdes a los fuegos artificiales

Todos hacen lo mismo cuando llegan al poder: jugar a la ruleta rusa con las miserias de la gente
Francisco Morales Lomas
viernes, 25 de octubre de 2013, 07:48 h (CET)
Todos hacen lo mismo cuando llegan al poder: jugar a la ruleta rusa con las miserias de la gente. La ministra Salgado veía brotes verdes donde solo había parados, crisis, indigencia y pobreza; y el ministro Guindos (del que siempre sería fácil hacer una frase hecha con su nombre) ve creación de empleo y patatín patatán con las previsiones macroeconómicas.

Las previsiones son algo que le gusta mucho hacer a los economistas. Siempre están haciendo previsiones, pero nunca aciertan. Si hiciéramos una estadística de los incumplimientos veríamos que los economistas son las personas que más hierran, eso sí, a toro pasado o como diría Kant, a posteriori, justifican todo lo que haya que justificar.

El anuncio de que España en el tercer trimestre ha dejado la recesión al sobrepasar el cero en una décima, está generando una salida en tromba de ministros del gobierno dándose abrazos y encantados de haberse conocido.

La realidad es que la economía mundial es un endémico enfermo muy frágil al que cualquier catarro genera un tsunami en tromba provocando sobre los países más debilitados (España) una nueva recaída. Esto deberían saberlo los economistas que rigen nuestros destinos, pero se están apuntando a los fuegos de artificio: “A lo caña silbada de artificio/rastro, si no evasión, de un suceso/ bajaré contra el peso de mi peso:/ simulación del náutico ejercicio”, decía Miguel Hernández en Perito en Lunas.

Y, hay mucho de artificio, pero los que no están en ese artificio de la política son las familias que no tienen nada, que deben ir a los comedores sociales para poder echarse algo a la boca. En los informes que presenta Cáritas sobre la realidad social constata ua aumento de la pobreza, la desigualdad y la injusticia social, solo comparable a la posguerra española. Una pobreza más intensa, extensa y crónica. Más de un millón de personas acudieron a las puertas de las parroquias y diócesis pidiendo comida, buscando ropa y calzado. El problema real es que el paro afecta en un alto porcentaje a cabezas de familia, a los principales sustentadores económicos de un hogar, por lo que las consecuencias son más violentas y dramáticas.

El triunfo del neoliberalismo ha arrasado las economías del Sur con un plan de ajuste estructural trágico y una demolición de los sistemas públicos de protección. ¿Dónde está, dónde estará la protección que el Estado de Bienestar generaba a los más débiles?.

Ha desaparecido porque al o que asistimos es a la refundación del capitalismo (en esa nueva lucha de clases) sustentado sobre la acumulación por desposesión de todos estos derechos que había generado el Estado de Bienestar.
Comentarios
vans for sale 26/feb/14    02:08 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Yihadismo que no cesa

Parece que estamos entrando en una nueva etapa de la historia europea

Muchas personas mayores, pero pocas personas sabias

Sólo la actitud que se tiene al ir entrando en años define cuanta plenitud de vida posee una persona de edad

Fariseismo religioso

El fariseísmo, sea religioso o político, mata todo lo que toca. Una sociedad edificada sobre la mentira se destruye

Matanza en Barcelona

Es una guerra y somos tan inconscientes que decimos no tener miedo

¿Seguiremos soportando desplantes de la CUP y los separatistas?

¿España no es capaz de acabar, de una vez, con semejantes incordios?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris