Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Disyuntiva   -   Sección:   Opinión

Arrogancias curiosas

Aprendemos a diario desde el bagaje de los conocimientos transmitidos y a partir de los apenas intuídos
Rafael Pérez Ortolá
viernes, 25 de octubre de 2013, 07:26 h (CET)
Que curioso resulta el paralelismo por el que discurren la debilidad y la arrogancia; por diferentes, no dejan de ser buenas compañeras de viaje. La fortaleza dispone de argumentos suficientes sin el recurso de los alardes, ni de los adornos innecesarios. El ARROGANTE no considera adecuadas sus cualidades, por eso precisa del refuerzo de su actitud. Todavía más, el mayor engolamiento saca a la superficie las flaquezas, que podían haber estado disimuladas. Como en un desbordamiento, la incontinencia provoca efectos en sus alrededores, a la vez que pone de manifiesto el desmadre evidente de sus contenidos. Cada uno verá en directo la frecuencia o escasez de estas actitudes en sus ambientes; es cuestión de abrir los ojos.

Aprendemos a diario desde el bagaje de los conocimientos transmitidos y a partir de los apenas intuídos. En un dinamismo, que pretende ser equilibrado, fluyen las condiciones de vida, exigentes y fascinantes en un estímulo permanente. Pues bien, si atendemos a las manifestaciones públicas, a las voces que más suenan; destacan los alardes de los NOVEDOSOS. Probablemente, por su falta de sedimento cultural y la poca confianza en sus saberes; ciñen sus manifestaciones a lo insólito, intentan su predominio por los detalles llamativos. No pasarían de ser meras actitudes sin mayor interés, si no fuera por su acaparamiento de los medios y por el engaño derivado de sus apariencias. ¿Qué habrá detrás de la novedad?.

Hasta son abundantes los premios y prebendas ofrecidas a ciertas conductas arrogantes con discutibles contenidos. En todo el orbe cunden los ejemplos. Veamos sino a los que se tildan a sí mismos de PACIFICADORES; desde los imperios a las pequeñas comunidades. Tres ejemplos. Obama, un Nobel de la Paz, dirigiendo espionajes masivos y tratando de convencer para los bombardeos. Europa, otro Nobel, con la pasividad por actitud previa, su nula reacción ante las barbaries y las declaraciones abundantes a posteriori. O las mesas para la paz, establecidas de forma sectaria y alejada de la pluralidad ciudadana. Convendremos que la pacificación con estos visos resulta un tanto paradójica.

Algunos le dan a su arrogancia un especial carácter gravoso para quienes están a su alcance, molesto e impositivo; constituyen las figuras de curiosos GENDARMES, verdaderas lapas para los prójimos. Su campo de acción va desde lo familiar a los grandes imperios mundiales. La pretendida justificación de los padres, lo sería para la educación; concepto bien distinto del afán controlador que no deja respiro. Si todo quedara en casa... Para desdicha de los inquietos con alguna iniciativa, las personas con aspiraciones de una vida propia; los círculos de afectados se amplían. Grupos para terroristas, todavía están activos en nuestro país. Gobernantes europeos, americanos o asiáticos, superan la idea del mensaje, pasan a acciones radicales.

Me parece interesante citar aquí unos comportamientos que pudiéramos tildar de paradójicos, al detectarlos en plena época de los auges informativos. ¿Alcanzamos los diferentes registros de datos? ¿Conocemos con ello el meollo de las cosas? Me refiero al incremento de las SUPERSTICIONES, llevadas a la práctica en una serie de sectores bien concretos, haciendo caso omiso de los estudios y conocimientos previos. La toma de productos naturales calificados de inofensivos, como si no importara el estudio de los venenos que contienen; es una de ellas. La misma Ética, convertida en un usufructo de los poderes tras eliminar el concepto nuclear; las éticas particulares acomodaticias no pasan de ser un engaño para supersticiosos.

Asombra la cantidad de conductas mal enfocadas, a pesar de practicarlas personas con muchas cualidades. También resultan prepotentes e innecesarias. ¡Si hubieran aprovechada bien sus cualidades! Ocurre con el desbordamiento de ciertas INTELIGENCIAS. Qué necesidad tenían de salirse de madre, gente como el juez Garzón, Urdangarín, Bárcenas, entre un largo etcétera. Sus alardes les perdieron. La buena labor previa en la práctica jurídica, los logros deportivos y familiares, las gestiones económicas, requirieron acciones inteligentes. De sus dotes, resulta la mayor la extrañeza, de verles donde han ido a parar; dilapidaron sus inteligencias en aras de factores injustificados y con evidentes perjuicios públicos.

La observación de las tertulias vociferantes tan prolíficas en los medios de comunicación, sirve de escaparate para otras expresiones petulantes, que adolecen del síndrome de los CEREBROS CUARTEADOS. Los defino así porque son incapaces de mantener activas sus conexiones neuronales. Sólo piensan, al menos así lo dan a entender, desde unos polos muy concretos de su entendimiento; no ensamblan razonamientos. Bien los partidos políticos, las creencias o increencias, su ignorancia atrevida o el piñón fijo de su pensamiento, junto a otras características; les conduce a no progresar hacia unas conclusiones aceptables. Están agarrados a sus anclajes de origen y los debates quedan devaluados.

La contundencia de unas opiniones hace aguas en demasiadas ocasiones. Su emisión con voces enérgicas e incluso la suma de varias a la vez, no equivalen necesariamente a unos buenos razonamientos. Lo contemplamos a diario con las algarabías montadas en los juicios MEDIÁTICOS, siempre dispuestas a destripar los pormenores judiciales de cualquier comportamiento. La presunción de inocencia se ve muy desvirtuada. El rigor de las apreciaciones, secretos del sumario o valoraciones judiciales, son suplantados por la vorágine de los opinantes. ¿Llegarán a suprimirse los juicios reglados con las garantías procesales? Llama la atención la frivolidad contundente de dichas manifestaciones.

Todavía dentro del marco jurídico, abundan las preguntas, incomprensiones y declaraciones rotundas. ¿Justicia para todos? Sí, o no. Sin embargo, IGUALDAD de la justicia para cualquier miembro de la sociedad, ¡Es evidente que no! La insensatez de quienes pretenden convencernos de la igualdad del trato judicial es manifiesta. No se lo creen y saben que no nos convencen, pero continúan don esa cantilena. En la respuesta negativa confluyen las presiones políticas sobre los jueces, abundantes recursos de todo tipo que unos utilizan y otros no disponen de ellos, la notable cantidad de prebendas otorgadas a los cargos relevantes y la gran desproporción investigadora de cara al ciudadano o de cara a prebostes de turno.

También hacemos alusiones tendenciosas en relación con la acumulación de informaciones. Incluso a nivel de las tareas educativas pesan sobremanera los conocimientos sumados, en detrimento de otras cuestiones. Es curiosa y sospechosa esa polarización. ¿Dónde radica la malicia, o al menos el desliz? En que desfigura los verdaderos conceptos de la EDUCACIÓN. Esta incluiría algo más, ese añadido que suele quedar relegado; me refiero a las cualidades humanas ligadas al comportamiento satisfactorio. Ni las maldades son privativas de la pobreza, vemos las evidencias en contrario, ni la cultura es una garantía de bondades. Cuando de bondades tratemos habremos de considerar otros matices, ligados con preferencia a los sentimientos, emociones y justificaciones morales.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Amigos para siempre

¡A saber cómo vamos a salir de esta!

Que viene, que viene. El ministro Catalá

Y llegó el ministro Catalá, con Lesmes, al desayuno de Nueva Economía Fórum en el hotel Ritz

El progreso de estos tiempos

18/10/2017 00:00:23

El olvidado crimen de lesa patria

Entre el PP y JxSí están haciendo de este país un total desastre

¿De qué depende la auténtica calidad de vida en la vejez?

La esperanza de que las cosas podrían mejorar alguna vez, va esfumándose sobre todo entre los jóvenes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris