Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Punto crítico   -   Sección:   Opinión

Crónica de verano desde la tumbona (II y el regreso al infierno)

Raúl Tristán

martes, 12 de septiembre de 2006, 23:55 h (CET)
O tal vez debiera decir todo lo contrario, ahora que mi costilla no me lee, que el infierno infantil, el de niñas del exorcista, el de los aliens depredadores de vida mental y estabilidad emocional se acaba, se queda atrás, y el plumífero voceador denunciante pronto quedará libre del yugo esclavizante de torturadores espíritus burlones que alternan sus risas chillonas con los llantos más desgarradores, cuando no lo hacen con sus atronadores gritos, aullidos, quejidos y lamentos…

Pero no seamos tan cínicos y crueles, tan inhumanos y poco familiares. ¿Qué puede haber más satisfactorio, más tendente a la realización total de este pedazo de carne poco hecha, dotada de un cerebro tan escaso que no es capaz de salvar a los de su propia especie, que no sea el hecho de desempeñar durante las 24 horas del día de cada jornada veraniega, una paternidad responsable y amantísima? No respondan, que les veo venir.

Les veo venir como pude ver el fantasma del dictador Castro celebrando su cumpleaños con el otro déspota de la galaxia hispanoparlante, el Chávez boludo. Los dos panolis que gobiernan sus “imperitos” “bota militari” el primero, “Tv y mass media” el segundo, lucieron sus más bellas galas… un bonito chándal ¿made in USA? El caso es que me pregunté para qué le regalaría la daga el venezolano, si sería una metáfora tangible de meterle una puñalada por la espalda, o para que se hiciera el hara-kiri (ver seppuku), o para que Bush no pudiera sorprenderle en la cama indefenso y lo sodomizase cual yankee cabalgador… O como gays del PP asaltando judicialmente a su Jefe Acebes… Y es que este mundo está que se rompe.

El caso es que, mientras supuestos brigadistas incendiarios, despechados por su desempleo, o bajo las órdenes de la derecha caciquil (dice la izquierda aupada por los pactos), hacen arder a Galicia en una proporción que ni España entera, (deberían preguntar a las madereras y a las constructoras), en Cerdeña el amigo Berlusconi (el padrino) monta una fiesta, con volcán incluido, que pone los pelos de punta a sus vecinos, que corren presas del pánico (y de la cagalera inevitable) a refugiarse, con el corazón en vilo, tanto que nuestros periodistas españolísimos ya no saben si aquellos aterrados isleños huyeron en pateras, en zodiac o en cayucos (sarta de sandeces nominativas que se inventan cuando el palabro recién descubierto ya no les sirve de noticia). El caso es que la ONG “España para los africanos” (nuevo nombre de nuestro país desde la regularización masiva), envía a sus fuerzas (FAS, Guardia Civil, buque Salvamento del mar, helicópteros, patrulleras…) a esa madre de todas las pateras, a la misma tierra que se inhibe del problema, pues ¡poco bien que le viene quitarse de encima al personal excedente y que luego envíen divisas para alimentar la barriga panzuda de sus tribales jerifaltes o de sus uniformados tiranuelos…!

Eso sí, las NNGG del PP en las Baleares se hallan más preocupadas defendiendo la piscina de P.J. cual escolta privada al servicio de su Majestad del Papel (¡ándele, P.J., qué bien enseñados los tienes, a los cachorros de Palma¡). ¿No tendrán labores más altruistas, más desinteresadas, más legales y menos patéticas, en las que empeñar su tiempo? Como decirle al PSOE que por qué en el feo asunto de los trenes y los metros, cuando interesa a unos sí vale “exceso de velocidad” y cuando no interesa, pues no. Porca miseria de politiqueo entre cadáveres… O por qué se llenan de inmigrantes las ciudades gobernadas por el PP.

Aunque a mi también deberían explicarme por qué se les ponen a las huestes antiguas de AP, digo PP, los pelos como escarpias cuando ven volar sobre sus cabezas la ecuestre figura del Caudillo (¡qué bien estás donde estés!), que será “realojada“ de su emplazamiento en la AGM de Zaragoza, al lugar que se merece (¿tal vez el vertedero de basuras de la Estrella de la Muerte?) Mañolandia libre de al fin de la presencia del infame que lanzó a la lucha a hermano contra hermano. Aunque bien pensado, podrían enviársela de recuerdo-regalo a los otros pérfidos, los de la Malaya, que se pudren (por fuera, pues por dentro ya lo estaban) en Alhaurín ( y donde al parecer podrían “ajuntarse” muertos igual de corruptos como Gil o Encarnadenoche”, y vivos e institucionales como la COPE, la Junta de Andalucía, los jueces que se desayunaban con caviar y hasta el papichulo de la chica más lista de la tele gubernamental, obregones aparte. Por cierto, ¿qué tiene esta señorita para que sigan dándole de comer con el dinero de todos los españolitos? Tal vez la Obregón ha sido la sabia intelectual que ha puesto los puntos sobre las íes diciendo que nuestro Plutón ya no es un planeta, pues no gira en torno a ella, sol de nuestra galaxia…

Y Vera, verita, Vera sale de prisión, sin haber pagado ni un duro el muy…ladrón, mientras Bruselas le canta las cuarenta al Gobierno con las crisis de E-On, y éste muy ufano se inventa una Comisión, la de la Competencia, con cinco miembros tan independientes que a dedo nombrados son. ¡Eso no es garantía de independencia, eso es sumisión!

Y para colmo las petroleras, cansadas de agujerear medio mundo en condiciones de riesgo, vuelven a casa como el turrón, para taladrar nuestra piel de toro en busca del vil fluido viscoso. Ni los Pirineos se salvan de la codicia de los modernos topos, que de ciegos lo tienen todo. Y digo yo, ¿para qué carajo quieren petróleo, si el PSOE no nos va a dejar circular en coche a los pobres que vivimos en los extrarradios de las ciudades, con su pretensión de redondear más nuestra economía con su tasa o peaje por acercarnos hasta la urbe? Eso sí, las economías afortunadas de los que pueden permitirse el lujo de tener su mansión en el centro de la ciudad no sufrirán un ápice con ello. La ciudad y sus servicios para el capital. Socialismo de pacotilla y ecologismo de pandereta. Más les valdría a todos empujar el carro de la investigación y desarrollo de los vehículos eléctricos, o de biocombustibles, o de hidrógeno, y dejar de retrotraernos a la Edad de Piedra.

Eso o que la familia real saudí, la vergüenza moral del país de donde parten los males del terrorismo internacional, pues en aquellas tierras se inventó el actual, se pasee por toda Al-Andalus, y no sólo por Marbella, derrochando el dinero que la sangre y la contaminación les genera. Doble moral occidental…

Como la amistad de algunos con el “compañero” Evo Morales, ese insigne defensor de las libertades del pueblo indígena. ¡Ja! A nuestro presidente le valdría más dejar de tener amigos como estos, que a la que uno se descuida le asaltan las empresas y enchironan a los ejecutivos. Como encarcelados van a ser los repulsivos policías de Torrevieja, y algún que otro concejal. Marbellas hay muchas, de todos los colores del delito, y jueces también, como los del Tribunal Supremo o los del Superior del País Vasco, que han absuelto al caradura que chateaba y consultaba su correo y páginas porno en el trabajo, condenando a la empresa a indemnizarle y readmitirle por entrometerse en su intimidad… ¡La justicia es de risa, si no fuera tan trágicamente demente!

Y no me olvido de los malnacidos que lanzaban piedras a la carretera en Xerta, con el fin de provocar accidentes de tráfico. Mal rayo les parta. Una silla de ruedas perpetua sería su condena ideal.

Y cuando estas líneas casi concluyo, me viene a la mente la noticia del posible envío de tropas españolas al Líbano. ¿Irak no pero Afganistán, Líbano, etc… sí? Señores, ni Irak, ni Afganistán, ni Líbano ni más incursiones en el extranjero, ya sea bajo bandera OTAN u ONU. Eso no es más que el banco pintado, una solución de compromiso que no resuelve nada (¿recordamos Sbrenica? ¿Ruanda?), una mentira más que los políticos blanden delante de los ojos nublados de sus electores para presentarse como salvadores humanitarios de un problema que ellos mismos y su incompetencia generaron. El mirar hacia otra parte durante años y años se termina pagando. Pero lo suelen pagar otros, ellos, los inocentes.

Señores, hasta mejor ver. Si un mañana más amable es posible, aunque sea en la imaginación.

Noticias relacionadas

Xavier Domenech, ni una cosa ni la otra

Perfiles

Reinicio del Sporting

La plantilla del Sporting representa también a Gijón

Penumbras cuánticas

La farándula nos hipnoyiza si no prestamos atención a las conexiones perversas que subyacen

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris