Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Martes de Arte   -   Sección:  

Fórmula -1

Daniel Bolufer
Daniel Bolufer
martes, 12 de septiembre de 2006, 20:53 h (CET)
Como dijo aquel desconocido filósofo: “El mundo está lleno de casualidades”. Y mira por donde que las casualidades han aparecido de repente en la Fórmula 1, sin avisar y con el único propósito de favorecer a unos y estropear la temporada de otros a tan sólo tres carreras para finalizar la temporada. Dos de las casualidades que más mosquean son las concesiones que está dando la FIA a los de rojo, condicionado por la retirada de Schumacher o simplemente para hacer más emocionante el campeonato.

Las pequeñas concesiones, ayudas, empujones o como se le quiera llamar han indignado a Renault y a Fernando Alonso, de tal manera que el español ha explotado y no se ha guardado nada, dejando a cada uno en el lugar donde se merece. Las palabras que nunca nadie se había atrevido a pronunciar, por no ir en contra del sistema y de los que verdaderamente manejan este ficticio espectáculo, que muchos quieren denominar deporte, han despertado en muchos aficionados y medios de comunicación un malestar con el asturiano calificándolo de llorón.

Lo triste es que levantar la voz contra las injusticias que se están produciendo en la Fórmula 1 parece que sea pecado y tengamos que seguir mirando hacia otro lado. Alonso sólo a denunciado las últimas polémicas decisiones que pueden privarle del campeonato del mundo. Pongamos un ejemplo paralelo. Elijan un cantante, el que prefieran. Si este artista de la música dedica mucho de su tiempo, por no decir todo, al difícil mundo del espectáculo ensayando día y noche, dejándose la garganta en cada concierto para promocionar su nuevo trabajo. Una mañana se despierta y se encuentra en las noticias que su trabajo es el más vendido en el “Top manta”, una alegría si tuviera control sobre la piratería, pero en este caso es una injusticia y el cantante se queja ante los medios de la piratería y del daño que está haciendo a la música y al resto de sus compañeros.

¿Sería el cantante un llorón por denunciar que su trabajo se está viendo perjudicado por la piratería? Sólo defiende lo suyo, y no sólo su vida de artista, también la del resto de sus compañeros de profesión, así que un poco de sentido común a la hora de calificar a una persona que se juega la vida cada dos semanas, independientemente de la sensación que desprenda el piloto.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris