Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Akelarre   -   Sección:   Opinión

¡Qué se prepare Rodríguez Ibarra!

Rafa García
Rafa García
@rafagarciak
martes, 12 de septiembre de 2006, 23:55 h (CET)
Algunas horas después de la victoria del PSOE en las elecciones generales del 14 de marzo de 2004 cayó en mis manos un libro del periodista leonés Óscar Campillo, titulado “Zapatero, presidente a la primera”. Desde el cariño y la admiración hacia el personaje, el autor dejaba claro que se equivocaron todos aquellos que un día decidieron comparar a ZP con Bambi.

El libro narraba la capacidad de supervivencia de Zapatero en una provincia en la que la traición y la falta de escrúpulos habían estado a la orden del día en el seno del Partido Socialista Obrero Español.

ZP, que tomó muy joven las riendas de su partido en León, fue capaz de superar todas las traiciones y puñaladas con las que se fue encontrando. Se las arregló para sortear todo tipo de obstáculos, y para hacer desaparecer de la escena política a todos aquellos que pretendieron moverle la silla. Jamás perdió los nervios. Con un poco de “talante”, y un mucho de estrategia, fue capaz de mantener durante doce años el control del PSOE en la provincia de León.

Que Bambi no existía se puso se manifiesto nada más ser elegido secretario general en el XXXV Congreso del PSOE. El primer golpe a la vieja guardia no se haría esperar: ordenó que el partido dejara de pagar los honorarios de los abogados defensores de los implicados en la trama de los GAL.

Seguidamente, sin perder la sonrisa, comenzó a poner en su sitio a cado uno de los actores del tablero político del momento. El primer damnificado fue Carod Rovira, quien en pocos días pasó de todopoderoso “conceller en cap” de la Generalitat de Catalunya a simple diputado en el Parlament. En plena precampaña de las Generales de 2004 presionó hasta la extenuación a Maragall para que echara del Govern al líder republicano. Carod pagó muy caro su bis a bis con dirigentes de ETA.

Una vez en la Moncloa, tampoco le tembló el pulso a la hora de tomar decisiones. El primero que lo comprobó fue el ex alcalde de A Coruña, Francisco Vázquez, quien contrito, purga ahora en Roma su peligrosa afición a poner a su propio partido al borde del abismo. Sus pecados fueron las desaforadas críticas a los nacionalismos, y a la ley que permite el matrimonio homosexual.

El otro gran defenestrado fue José Bono. Dicen que salió del Gobierno por voluntad propia, y por razones de índole personal, aunque yo creo que lo echaron. Sus inoportunas objeciones públicas al nuevo Estatut, y su oposición al diálogo con ETA, desentonaban demasiado con la línea oficial del Gobierno. No dudo de la buena sintonía personal de la que dicen gozar el presidente y su ex ministro, pero no imagino a éste último renunciando a la notoriedad y el boato.

Lo que sí recuerdo es que en 2000 Zapatero consiguió la secretaría general del PSOE por siete votos de diferencia sobre Bono. El manchego no pareció tomárselo muy bien. Gráficamente explicaban la situación los muñecos del guiñol cuando el Bono de látex introducía su dedo índice en el ojo de ZP. Sea como fuere, lo cierto es que en 2004 Bono tenía un importante reino de Taifas en Castilla - La Mancha, y que hoy está fuera de la escena política.

Algo parecido le ha ocurrido a Pasqual Maragall. Su afición a parecer más nacionalista que los propios nacionalistas, y la deslealtad que cometió contra el presidente al enviar a Madrid una propuesta de Estatut incendiaria, acabaron por arruinar su larga, y a veces brillante, trayectoria política.

Posiblemente haya habido más “víctimas”, pero estas cuatro son las más significativas. De lo que estoy convencido es de que ZP tiene una quinta bala en la recámara, marcada con el nombre de Juan Carlos Rodríguez Ibarra. Tarde o temprano, el presidente de Extremadura acabará cayendo en desgracia. Sus continuos desafíos públicos le pasarán factura. Pero será más adelante, después de las elecciones municipales y autonómicas de 2007.

Noticias relacionadas

Donde le duele al nacionalismo: enseñanza e idioma.

“Lo que se les dé a los niños, los niños darán a la sociedad.” Karl A. Menninger

En las cuestas arriba…

Esta frase formaba parte del aserto de un hombre admirable por sus sentencias. Cuando hablaba “subía el pan dos reales”

¿Inmigración sin filtros? La criminalidad se instala en España

“La inmigración ilegal es la crisis de nuestro país. Es una puerta abierta para las drogas, criminales y terroristas potenciales para entrar en nuestro país. Se está agotando nuestra economía, añadiendo los costes de nuestra justicia, la salud y los sistemas educativos.” Timothy Murphy

¡Casualidades…des……des………des!, con eco

El Destino no está siendo especialmente amable

Cerdos y tirantes

Decía Pablo Iglesias en algun reunión con sus amiguetes de la kale borroka que había que “cazar fachas”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris