Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Minoría absoluta   -   Sección:   Opinión

11-S o el terrorismo más salvaje

Patxo Palacios
Patxo Palacios
martes, 12 de septiembre de 2006, 23:55 h (CET)
Quién no se acuerda de qué hizo ese día, antes, durante y después del brutal ataque a las torres gemelas. Se nos ha quedado grabado, como uno de esos recuerdos que forman parte de los recuerdos con los que nos iremos al otro barrio.

Y cinco años después el fenómeno terrorista que produjo tal masacre sigue vivito y coleando, con diversas expresiones y ramificaciones: Al Qaeda, Hezbolá, Yihad…, así como regímenes colaboracionistas o decididamente belicosos (Irán, Pakistán). A nadie se le oculta la importante base logística y financiera que Ben Laden y sus secuaces encuentran actualmente en Pakistán o Arabia Saudí, por más que sus Gobiernos condenen oficialmente sus andanzas.

Ayer mismo, en un video la muchachada de Al Qaeda seguía amenazando con más ‘11 S’ a EE.UU. De dónde viene tanto odio, se pregunta uno.

La reacción de EE.UU y sus aliados no ha dado los frutos esperados. Se han cometido errores de bulto, como la intervención en Iraq en busca de un armamento químico – nunca encontrado -, amparados en resoluciones ONU, que, evidentemente, no tienen el mismo valor que las resoluciones incumplidas por el Gobierno Israelí en sus asentamientos en Gaza y Cisjordania, entre otras.

Por más que el actual conflicto del Líbano lo provocaran las milicias de Hezbolá - que campan a sus anchas en el sur del Líbano y con representación en el propio gobierno -, no es admisible un castigo tan brutal a la población civil libanesa y una destrucción tan bestial de un país que se encontraba en pleno desarrollo, tras la cruenta guerra anterior.

Se ha pretendido democratizar y occidentalizar una sociedad y una cultura árabe, que no se rige , en general por los principios de las democracias occidentales. La fuerte base islamista de varios de los países de Oriente Medio implicados en este complejo conflicto de múltiples capítulos y vertientes acaba ha querido escenificar su ‘guerra santa’ a la que se han adherido los sectores más fundamentalistas de la población tanto chií como suní. Grave error de cálculo.

Demasiadas muertes, ataques, contraataques y odio visceral como para que las potencias occidentales, especialmente EE.UU e Inglaterra, no hagan autocrítica sobre su política de intervención en los diversos conflictos abiertos en Oriente Medio.

Y pese a todo, uno mantiene con orgullo la superioridad moral de los principios de la democracia, la vida y la libertad del ser humano como absolutos en sí mismos y nunca supeditados a ningún credo político o religioso, en cuyo nombre se siguen cometiendo las mayores barbaridades contra el ser humano.

La ‘alianza de las civilizaciones’ de nuestro progresista presidente, tendrá que esperar a encontrar un nexo común básico que hoy por hoy no se da en la mayoría de los casos: democracia y libertad.

Noticias relacionadas

Respetar la verdad y la autoridad en la materia

Artículo de Carmen de Soto Díez, Consultora de comunicación

Mi discalculia

Algunos profesores de ciencias simplemente se contentaban con recordarme que no “servía para estudiar”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XIV)

Aunque no sea por convicción sino por estrategia, es mejor no mentir ni ocultar la verdad

Sánchez habla de reconciliación mientras sigue abriendo viejas heridas

Quien salga elegido nuevo presidente del PP deberá aprender del pasado y devolverle, al PSOE del señor Sánchez, golpe por golpe, traición por traición

Pasado, presente y Casado

Diario de una no tan joven promesa a la que se le acaba el tiempo si no se lanza ya a la piscina
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris