Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El envés   -   Sección:   Opinión

Ritual de la felicidad

Ayer ya pasó, mañana es una hipótesis, lo que cuenta es aquí y ahora. Amanecemos cada mañana y nos realizamos, suave pero con firmeza mediante los ritos
José Carlos García Fajardo
lunes, 21 de octubre de 2013, 08:26 h (CET)
Dado que la felicidad no existe, sino que existen personas y momentos felices, es bueno celebrar estos pequeños ritos que dan sentido a nuestro vivir. Aunque la vida no tuviera sentido, tiene que tener sentido vivir, respondió André Malreaux al General De Gaulle cuando le reprochaba, compasivamente, su falta de fe para afrontar la trágica muerte de su hijo.

Los ritos son necesarios, dijo el zorro a su nuevo amigo. Son lo que hace un día diferente a otro día, y hacen de cada instante una celebración. Es una de las primeras palabras que mis nietos aprenden en griego: “Eujaristés”. Celebremos la vida, la naturaleza, los anhelos, los encuentros y sabernos Uno con todo cuanto existe o es, aunque no exista.

Es lo que el Maestro Raimon Panikar nos recomendaba; Sé tú mismo, keep yourself together, cae en la cuenta, despierta, sábete.
También a mis nietos les enseño la primera palabra en hebreo; “Lejaím!” “Por la vida”. Y aunque desconozco esa maravilla de los ideogramas chinos, cuando alguno de los niños se cae saben repetir con Chuang Tzú: “Recuerda, cuando caigas, que el suelo te ayudará a levantarte”.

Ayer ya pasó, mañana es una hipótesis, lo que cuenta es aquí y ahora. Amanecemos cada mañana y nos realizamos, suave pero con firmeza mediante los ritos. Un amigo muy querido, me los ha enviado en deliciosas dibujos. “Cuando los vi., recordé lo que vengo escuchándole desde hace años”. Helos aquí, pero sin la gracia del comic: “Levántate temprano”, y a la hora que hayas decidido la víspera. “Visualiza el día”, mientras te aseas, te vistes y te desayunas. Alza tus manos, aunque sea mentalmente, y ofrécete por la vida bajo esta decisión “Me querré mucho”. “Persigue tus sueños”, tus anhelos, tus proyectos distinguiéndolos de las fantasías y de las quimeras. Cuando una persona cabal anhela algo apasionadamente termina por conseguirlo, Subrayo lo de cabal. “Medita a diario y escucha música”, No sabría comenzar el día o templarlo durante la jornada, sin sentarme en silencio o pasear dejándome afectar por lo que percibo o siento. Hacer silencio es el origen de toda sabiduría, y respirar como es debido. Nada de mentes en blanco ni vacías; tú te sientas como es debido, respiras adecuadamente y que pasen los pensamientos; como el monte Fujiyama, afirmado en tierra y ya pueden soplar vientos, descargar tormentas o caer nevadas, Ni se inmuta. Recordemos que cuando preguntaron a un escultor por qué las imágenes del Buda mostraban un esbozo de sonrisa, respondió: “Sonríe porque recuerda todo lo que Sidartha tuvo que padecer en busca de un “camino” que tenía bajo sus pies. Se ríe de sí mismo, pero sin enojarse”.

Después vienen unas viñetas de una sencillez conmovedora: “Crea hábitos saludables”, “regálate tiempo”, “rodéate de tus seres queridos” y “sonríe”. Sonríe siempre. Regálate a ti mismo y estarás regalando a cuantos se relacionen contigo, amigos, familiares, maestros o discípulos. Un día me comentó un colega profesor universitario de Psicología, y sacerdote jesuita “Nos han dicho; amarás a tu prójimo como a ti mismo… ¡pues van dados porque nadie nos enseñó a querernos!”. Esa es la asignatura pendiente, querernos, aceptarnos, perdonarnos, reconocernos y ser coherentes con nosotros mismos en la realidad presente. Cuántas veces habremos de recordar que la virtud más eminente es hacer, sencillamente, lo que tenemos que hacer.

Y crear con firmeza, constancia y mansedumbre, hábitos saludables que reemplacen a los contrarios, por fragilidad, descuido o torpeza. Un hábito no se arranca por una decisión repentina, a ésta tienen que seguirle actos adecuados hasta que se conviertan en hábitos. Aviso: No se aflijan, aunque hayan pasado años sin nadar, sin montar en bici o a caballo, o dejado de practicar algo que se consiguió con método y hasta con entusiasmo y esfuerzo… cuando uno lo reemprende, costará algo al principio pero se recuperan las calidades de antes pero adaptadas a la realidad presente. Lo mismo sucede en la vida espiritual, artística o profesional; cuanto de más arriba caiga la bola, más alto será el rebote.

Las cinco últimas son para una muy larga sobremesa: “Aprende algo nuevo”; “da, recibe y agradece”; “haz lo que amas y ama lo que haces”. Y como remate, “¡Celebra tus logros!”.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

La maldita enfermedad

A lo largo de la historia se han declarado pandemias que han diezmado la población de grandes zonas del mundo

Siempre quedará Valle

En tiempos turbulentos, en los que España parece un boceto de sí mismo, un esperpento, hay que reconstruir los cristales cóncavos de la Calle del Gato

Podemos, el cuarto en discordia

Isabel del Rey, de profesión poeta

Hay que leer estos 'Versos de escuela' de Isabel del Rey porque es la libertad lo que se lee en los poemas

Miedo nos da. ¿Un Art.º 155 descafeinado?

¿Se pretende restaurar la legalidad en Cataluña o salir del paso con el menor coste político?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris