Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Los trabajos y los días   -   Sección:   Opinión

Declaración unilateral de independencia

Entre los nacionalistas catalanes y los españoles tienen al país al borde de un ataque de nervios
Francisco Morales Lomas
viernes, 18 de octubre de 2013, 12:36 h (CET)
Es la frase de la semana. Duran i Lleida la ha pronunciado en la sede de la soberanía nacional como respuesta al inmovilismo de Rajoy.

Es evidente que unos, los nacionalistas catalanes, por exceso de movilidad, y los otros, los nacionalistas españoles (o sea Rajoy) por defecto de movilidad, o manifiesta inmovilidad, tienen al país al borde de un ataque de nervios.

Es una partida de ajedrez, de mus o de táctica política que puede tener su sentido estratégico pero solo conduce a la melancolía y enciende aún más los ánimos de unos y otros que consideran sus posturas las únicas racionales y acertadas. En estas tesituras pasa un poco como con las religiones: los correligionarios creen que su religión es la única verdadera y tratan de denigrar, machacar o zaherir al resto como infiel.

Mientras tanto, o además, el ministro de Justicia Ruiz Gallardón hace su particular puente aéreo hacia Cataluña, mandatado por Rajoy, y le dice a los empresarios catalanes que ha llegado el momento de mojarse. Realmente en la foto que se difundió llama la atención ver a tantos empresarios madrileños (verbigracia Florentino Pérez) como catalanes. Ya se sabe que el dinero no tiene nacionalidades.

El dinero es la otra baza que está jugando ahora mismo el gobierno central. La burguesía catalana ha gustado tradicionalmente del uso de la reivindicación nacional como instrumento para conseguir una financiación y acto seguido poner la mano y recibir los emolumentos del gobierno central. Ha sido una táctica chantajista que siempre le dio resultado. La burguesía catalana, sustento de partidos como CiU (y el ala nacionalista de la socialdemocracia de Cataluña), es responsable de este juego de tronos histórico. Pero ahora Rajoy les ha dicho: señores empresarios, cuidado hasta dónde llegan con este juego pues ahora realmente se están jugando la pela.

Ha llegado un momento (en el fragor de la crisis, los recortes y la radicalización del todo) que el “juguete” se le ha escapado a esa burguesía de las manos y la “peligrosa” calle ha sido tomada por personas que unen su descontento histórico de agravios y sensibilidades múltiples a la idea de que en otro país, Cataluña, su situación económica y personal mejoraría.

No hay nada más falso, pero es lo que se está vendiendo desde esa cocina de Convergencia que ha visto esta reivindicación nacional como una forma de ganar terreno ante su fracaso estrepitoso en política económica. Mas se envuelve en la bandera catalana para no mostrar sus vergüenzas económicas.

Las espadas están en alto y Durán (el aspirante a ministro de Exteriores con Aznar, las evoluciones históricas) ha enseñado la patita.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Yihadismo que no cesa

Parece que estamos entrando en una nueva etapa de la historia europea

Muchas personas mayores, pero pocas personas sabias

Sólo la actitud que se tiene al ir entrando en años define cuanta plenitud de vida posee una persona de edad

Fariseismo religioso

El fariseísmo, sea religioso o político, mata todo lo que toca. Una sociedad edificada sobre la mentira se destruye

Matanza en Barcelona

Es una guerra y somos tan inconscientes que decimos no tener miedo

¿Seguiremos soportando desplantes de la CUP y los separatistas?

¿España no es capaz de acabar, de una vez, con semejantes incordios?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris