Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Copo   -   Sección:   Opinión

El asqueroso Albert Pla

Se ha convertido en el abanderado y avanzadilla del nuevo imperio de Cataluña
José García Pérez
viernes, 18 de octubre de 2013, 07:22 h (CET)
No conocía un servidor de ustedes la vida y canciones del cantante catalán, también el muchacho habla y canta en catalán, Albert Pla, pero tras leer unas declaraciones suyas realizadas en el periódico “La nueva España” me he quedado cuajado; de tal forma ha sido el cuajo que rápidamente he pinchado en youtube para oír algunas de sus canciones y, por lo malo que es el chavó, he tenido que cerrar no fuera que el trasto se infectara de virus.

Este amigo de follones -mal hago en darle cancha- ha dicho literalmente que “siempre le ha dado asco de ser español” y yo, la verdad, es que me sentido ofendido al tiempo que, agarrándome el bajo vientre, me desternillaba de risa.

El hombre iba a actuar, dentro de una semana, en el teatro “Jovellanos” de Gijón y por lo que se ve y se lee ha intentado hacer una extraña pirueta para colocar el “no hay localidades”, pues no de otra forma se entiende un exabrupto de esas características; en Gijón han reaccionado de forma digna y prudente al suspender la tabarra del tal Albert, ya que en caso contrario se hubiese podido encontrar con la horma de sus pezuñas.

Que haya dicho que “le gustaría que los catalanes fuéramos independientes”, cae normal dentro de río de murmullos que desde hace tiempo corre por Cataluña, o sea, que tiene un pase, pero que a continuación afirme el chiflado, que no de otra forma se puede tildar al payaso de Pla, que le agradaría que “en Gijón se estudiase el catalán por cojones”, desborda por goleada todas las tonterías que sobre el tema se puedan farfullar.

Albert Pla se ha convertido en el abanderado y avanzadilla del nuevo imperio de Cataluña que busca, según él, instaurar por cojones el idioma de su tierra por otros lugares; tan sólo nos salva la duda de si en verdad tiene o no cataplines, pues pudiera ocurrir, cosa que no deseo, que esté capado o lo capen.

Lo malo de todo esto es que el chaval se ha convertido de la noche a la mañana en el último héroe del nacionalismo catalán y paseará sus huevos por las calles de Barcelona en olor de multitudes; o tal vez sea bueno saber a qué atenernos cuando semejante becerro se convierte en la voz del independentismo catalán.

Así nos va y así les va. Uf, qué asco.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña

Cataluña a la deriva (y 3)

Entre lo emocional, caótico y ridículo

Hipatia, filósofa de Egipto

Es una mujer dedicada en cuerpo y alma al conocimiento y a la enseñanza

Hipnosis colectiva

La capaña representa uno de los capítulos más esperpénticos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris