Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La vida es multiplicada artificialmente

José Vicente Cobo
Vida Universal
lunes, 11 de septiembre de 2006, 21:54 h (CET)
¿Cómo se generan actualmente los animales, por ejemplo los 5 millones de terneros que en el año 2000 nacieron en país como Alemania?

Hace mucho tiempo que ya no es el toro del pueblo el que fecunda a las vacas, para que año por año den a luz a un ternero, que se les quita enseguida para seguirlas usando como máquinas lactantes. El toro de antes generaba anualmente sólo entre 50 y 100 descendientes. Eso es muy poco para una industria agraria que trabaja a alta velocidad. La fórmula mágica es: “Fecundación artificial”.

Más del 90% de los ganaderos piden por catálogo el esperma para sus vacas, de acuerdo con el tipo de animales y con la meta que tenga la empresa. El toro, que semanalmente es animado una y otra vez a producir semen, genera de este modo no sólo 50 o 100 terneros, sino que 5.000. Con una pipeta se introduce el esperma en la vaca, la que por naturaleza podría parir sólo una vez al año. Pero también a ella se la engaña. En su caso, la fórmula mágica se llama “transferencia embrional”: El décimo día después del tiempo de celo, se estimula el ovario con hormonas, para que no genere sólo un óvulo sino que hasta 40. Estos son por su parte fecundados artificialmente, y los embriones que de este modo se forman, son extraídos de la matriz después de 2 días. De ellos pueden vivir entre 5 y 7, que crecen entonces en las llamadas “madres adoptivas”. Así, de la masa hereditaria de una “buena vaca” se obtiene en un año no sólo un ternero, sino que seis o siete. La vida es multiplicada artificialmente.
¿Es vida real la que aquí se manipula y produce técnicamente como en una correa de montaje industrial?, ¿Se puede tratar a seres vivos con alma como a un montón de células, eludiendo las leyes de la vida instintiva natural, obligándolos a vivir sin que se destruya la unidad de cuerpo y alma de los animales? Quien se haga consciente de que toda vida proviene de la unidad cósmica en Dios, del Espíritu universal que lo traspasa todo en libertad y lo vivifica con Su fuerza creadora, se puede imaginar fácilmente lo que significa si el hombre, mediante tales métodos de producción, trata de eliminar a Dios y de regir él mismo sobre la naturaleza y los animales.

Noticias relacionadas

Un PSOE con síntomas de totalitarismo. Primarias en el PP

Sánchez ha decidido gobernar a decretazos, dispuesto a copar, en favor suyo, los medios de información españoles. El PP debe renovarse y prescindir de aquellos que lo han llevado al desastre

Hijos

Sigo manteniendo mi reflexión de siempre: “los hijos no los educamos… nos imitan”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XVIII)

(...)el Opus Dei no reunía las cualidades que el Derecho canónico atribuye a las Prelaturas Personales

Cuatro palabras que cambiaron el curso de la historia

¿También bebés?

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XVII)

¿Dónde está la responsabilidad personal de quienes controlan empresas, fundaciones y sociedades mediante testaferros?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris