Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La inmigración (I)

Daniel Morales
Redacción
domingo, 10 de septiembre de 2006, 19:41 h (CET)
Quisiera mostrar mi repulsa por el pasivismo de los políticos en España y en general en Europa ante el problema de la inmigración. Creo toda la clase política esta acomodada, que las posiciones de unos y de otros son muy parecidas y que están escasos de ideas.

Hace poco escuche en el Telediario al Presidente de la Comunidad Canaria que cada menor llegado en Cayuco a las islas le cuesta al año al gobierno autonómico la friolera de 30.000 € al año.

Y yo me pregunto, yo que he nacido en España, hijo de españoles, con carrera universitaria, ejerciendo en mi profesión desde hace más de cinco años no consigo ganar esa cantidad bruta al año.

Además me retienen entorno al 19 % de IRPF, tengo que pagar una hipoteca con tipos de interés cada vez más caros (no pude acceder a viviendas VPO porque hay rentas mas bajas que la mía, claro la de los inmigrantes que se están llevando un buen numero de estos pisos). El día que tenga hijos voy a tener que pagar un dineral por las guarderías porque curiosamente están llenas de hijos inmigrantes.

Cada vez que escucho algún político decir que la natalidad en España esta aumentando gracias a los inmigrantes y que la Seguridad Social del futuro se va sostener también gracias a estos, me pongo malo.

No señores, no se confundan, si las parejas españolas no tienen más hijos, no es porque no quieran, sino porque no que no pueden. Porque se ven obligados los dos a trabajar todo el día para mantener 'el estado del bienestar' mientras son otros los que lo disfrutan.

Por favor que con nuestros, se hagan guarderías gratuitas a madres trabajadoras, se subvencionen comida y pañales de los que trabajamos, alivien las hipotecas, etc. Y verán como aumenta la natalidad.

Y si alguien alza la voz para protestar lo tachan de racista, xenófobo, etc.

Soluciones:

Pienso, que cuando nos hagan falta trabajadores para cubrir ciertos puestos, estos deberían ser de países afines al nuestro como Argentina, Polonia, Uruguay, Ucrania. Donde el choque cultural no es muy fuerte y no se crean problemas de integración.

Cualquier inmigrante ilegal que haya entrado en España, creo que debería ser expulsado automáticamente, por mucho tiempo que haya permanecido aquí y aunque se haya casado con un español. Si tienen la residencia y cometen delitos se les expulse, que para mantener esta residencia no puedan estar mas de 6 meses sin trabajar. Que para adquirir la nacionalidad por matrimonio deban acreditar estar casados mas de 20 años y que aún así, si ellos, hijos y nietos cometen un delito muy grave (como por ejemplo de apología del terrorismo o terrorismo) se les pueda retirar la nacionalidad y repatriar inmediatamente. No permitir la reagrupación familiar.

Se debería presionar a los distintos gobiernos emisores de manera mas que efectiva para que se pudiesen centros de acogida en los países de origen, donde se les diese atención a los inmigrantes repatriados durante tres o cuatro días hasta que estuviesen en disposición de efectuar su viaje de regreso a casa. De manera, que si por ejemplo un nigeriano se niega a decir su nacionalidad, se le pueda llevar un centro acogida por ejemplo en Ghana y en 3 o 4 días se le atienda, para que este disposición de emprender su viaje de vuelta a casa.

Ya a nivel europeo creo que mediante inversiones se deberían crear uno o dos grandes focos de riqueza en el África negra, para llevar el desarrollo a la zona y desviar la inmigración.

Creo que con una legislación así se erradicaría el problema de momento, no tanto por el aplicación de la ley si no por el final del efecto llamada.

Noticias relacionadas

¿Cuándo dejará Europa de ser un vasallo de EEUU?

El fracaso de las sanciones de EEUU a Rusia

Eso de la Cuaresma ¿va contigo?

Ahora es tiempo favorable para convertirnos y creer en el Evangelio

¿El castellano en Cataluña? ¿Quién permitió que se aboliese?

La Constitución española no necesita ser interpretada respeto a la vigencia, en todo el territorio español, de la lengua que hablan más de 500 millones de personas: el castellano.

Banalización

Si bien, en esta lucha maníquea entre movimientos que se oponen a la igualdad y sólo buscan la discordia entre los diferentes géneros, un papel clave lo juega el auge del feminismo radical. A grandes rasgos, el feminismo no es una única ideología, sino que se divide en variantes como el liberal, el socialista, el étnico y el radical. Mientras el primero defendía los derechos de las mujeres, el segundo destacaba la opresión de las mujeres de clase trabajadora y el tercero el de las mujeres pertenecientes al mundo postcolonial. Actualmente, el feminismo radical se arroga el monopolio sobre el discurso feminista, convirtiéndose en un pensamiento excluyente y etiquetando como “machista” a todas aquellas corrientes que no comparten la totalidad de sus puntos de vista. El feminismo radical culpabiliza al hombre por el mero hecho de serlo, lo feminiza en su forma de ser y lo funde bajo el signo del patriarcado. En última instancia, el fin de esta versión ultramontana del feminismo es presentar la supremacía de la mujer sobre el hombre como una supuesta y falsa igualdad. No hay que engañarse. El feminismo radical no sirve a la mujer, ni tampoco al hombre. Ha desechado como motivo de su lucha otras causas en las que también está en juego la igualdad frente a la coacción: la violencia en los matrimonios homosexuales (tanto de hombres como de mujeres), la identidad transexual, el maltrato de los niños en el seno familiar, el maltrato del hombre en el hogar, el maltrato de los discapacitados y de las personas mayores por parte de su propia familia. El feminismo radical entiende que esta violencia no existe, que es mínima y que no puede ser comparada con la sufrida por la mujer. En definitiva, el feminismo radical es la gran traición -tanto como el patriarcado- hacia el propio ser humano.

El riesgo feminista

Hace unos días el arribafirmante escribió sobre los peligros del neomachismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris