Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Envejecimiento a flor de piel

Francisco Arias Solís
Redacción
domingo, 10 de septiembre de 2006, 19:41 h (CET)
“Fuera está el viento y el sol
y el cielo de España...; fuera,
la tarde estival, que cae,
sobre las tierras vendejas.”


Juan Ramón Jiménez

Cada vez se ven más casos de envejecimiento prematuro de la piel, la mayoría de las veces producido por una exposición crónica e intensa del sol. Es lo que se conoce con el nombre de fotoenvejecimiento.

Las profesiones que implican un contacto prolongado y constante con el sol, como puede ser el caso de los trabajadores del mar o de la tierra, se asocian a un aspecto de piel reseca, manchada, con arrugas..., piel envejecida, nuca estirada, esa piel amarillenta de aspecto apergaminada, de superficie nodular, poco elástica, carente de turgencia, con venillas superficiales y arrugas profundas, delata no solamente un trabajo duro, sino un exceso de exposición al sol y poco cuidado para proteger la piel.

Ahora este proceso de envejecimiento de la piel es más frecuente en la población en general debido a dos razones fundamentales: El alargamiento de la expectativa de vida y el concepto social del bronceado como signo de belleza, juventud, salud y alto nivel de vida.

En el envejecimiento de la piel, además del paso del tiempo, intervienen una serie de factores, tales como las radiaciones solares, los tóxicos ambientales, algunas sustancias ingeridas en la alimentación y el estatus endocrino y hormonal de cada una de las personas.

A medida que pasan los años, los mecanismos de recambio y reparación celular son más lentos. Se produce una disminución de melanocitos, que intervienen en la pigmentación de la piel y protegen del sol, también disminuyen los vasos sanguíneos y el tejido celular subcutáneo, la piel se hace más delgada y existe una alteración de las fibras elásticas y colágenas, se deshidrata. De ahí que el sol puede afectar más y se favorezca el que aparezcan manchas o cáncer de la piel.

Una buena medida para evitar el envejecimiento prematuro de la piel sería evitar la exposición al sol, pero por condicionantes sociales no parece que sea fácil su cumplimiento y si la exposición está relacionada con el trabajo menos. De todas formas se debería evitar entre las 11 de la mañana y las 3 de la tarde o bien utilizar medidas protectoras.

Los fotoprotectores tópicos son cremas de aplicación local cuya misión se centra en evitar que se produzca el cáncer de la piel inducido por el sol y el fotoenvejecimiento. Los llamados fotoprotectores de barrera, reflejan y dispersan la luz visible y radiaciones ultravioleta de forma inespecífica, y pierden su efectividad a las pocas horas. Actualmente hay muchos tipos de fotoprotectores, denominados químicos, cuya potencia se mide por el factor de protección frente a las radiaciones ultravioletas.

El tabaco potencia el fotoenvejecimiento y, por el contrario la vitamina C tiene un efecto preventivo del envejecimiento prematuro de la piel. Y como dijo el poeta: “Puede engañarte el reloj. / Pero si mira al cielo / no te engaña el sol”.

Noticias relacionadas

Hacer República

J. Hernández, Málaga

Un blanco sueño por Astún (Huesca)

V. Rodríguez, Zaragoza

La Navidad, Trump y los demás

M. Ferraz, Barcelona

Demasiadas ‘normalidades’

S. Madrid, A Coruña

Un regante alimenta a 155 personas de media al año

D. Martínez, Burgos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris