Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cristianismo originario   -   Sección:   Opinión

María, una víctima de la Iglesia

Una encuesta realizada en Centroeuropa vino a decir que el 83% de los alemanes y el 78% de los austriacos ya no creen en el dogma católico que dice que “Jesús fue concebido por obra del Espíritu Santo de la siempre virgen María”.
Vida Universal
martes, 15 de octubre de 2013, 06:38 h (CET)

 
Algo que para una mente moderna y actual no deja de ser un disparate, de una dimensión semejante a la de la creencia en la condenación eterna de todos aquellos que no crean en ello.

Para la iglesia católica uno de sus pilares más importantes es la virginidad, esto quedó plasmado en un escrito de Juan Pablo II del año 1998 sobre la “Dignidad de la mujer”, donde el pontífice manifestó que la novedad que trajo el cristianismo fue el mensaje principal de Jesús, es decir, la virginidad. Algo que dejó estupefactos a quienes realmente se consideran cristianos y seguidores de Jesús de Nazaret, puesto que la enseñanza principal de Jesús es la enseñanza del amor a Dios y al prójimo, así como las elevadas enseñanzas del Sermón de la Montaña, pero en ningún caso la virginidad, algo sobre lo que Jesús jamás habló.

La adoración de una virgen es cualquier cosa menos cristiano, es un concepto asimilado por la iglesia católica procedente del paganismo donde las madres-diosas eran habituales. En muchas religiones anteriores y/o coetáneas del cristianismo, la diosa pertinente daba a luz a un hijo sin participación de ningún hombre, por ejemplo la diosa egipcia Isis, quien dio a luz a Horus, igualmente también nacieron así Platón, Hércules y Alejandro Magno.

Pero Dios se atiene a sus leyes naturales, lo que significa que El no es un donante de semen, por lo que tuvo que ser necesaria la intervención de José, lo que viene a concluir que no hubo virgen alguna ni tampoco inseminación espiritual, todo sucedió de la manera más sencilla que la naturaleza ha previsto para las personas. Aunque para la Iglesia lo sencillo no sea lo habitual, de hecho en la doctrina sobre el supuesto nacimiento de una madre-virgen se lee: «María concibió a la sombra del Espíritu Santo, sin embargo no se debe creer por ello que el Espíritu Santo sea el Padre del Hijo». Como se ve, ni rastro de claridad.

La extraña enseñanza del nacimiento de una virgen, así como el de que dicha virgen se convierte luego en madre de Dios, no tiene absolutamente nada que ver con Jesús, ni con Su enseñanza, por lo que se podría decir que todo esto es un fraude de etiquetaje. De hecho el dogma de la inmaculada concepción es algo que produce confusión incluso entre muchos católicos, puesto que este dogma no hace alusión al nacimiento de una mujer virgen, sino que María, al contrario que el resto de seres humanos, nació libre del pecado original para convertirse así en la madre de Jesús. Pero dicho dogma fue inventado por Pío IX en 1854, siendo raro que Dios necesitara 1900 años para manifestarle eso a un Papa. La pregunta al respecto es por qué no lo manifestó ya a Ana, la madre de María.

Más tarde en 1950 Pío XII inventó otro dogma sobre María, la ascensión de ésta al cielo con su cuerpo terrenal. El dogma dice: «Es una verdad de la fe manifestada por Dios que la inmaculada y siempre virgen Madre de Dios, María, después del término de su vida terrenal fue acogida en cuerpo y alma en la gloria celestial.» A lo que habría que decir nuevamente que Dios se atiene a sus leyes naturales, lo que significa que dicha ascensión ni tiene ni tuvo ningún sentido, como tampoco tiene sentido alguno la necesidad constante por parte de la iglesia de inventar, ¿no vendrá esto quizás motivado por tanto desconocimiento como tiene?
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

¿Seguiremos soportando desplantes de la CUP y los separatistas?

¿España no es capaz de acabar, de una vez, con semejantes incordios?

Por un estado de ánimo más armónico

El ser humano tiene que despertar y hacer posible un mundo libre y responsable

Las Ramblas

Sor Consuelo: ¡Divina-mente!

Bella Rusia

Rusia está avanzando y modernizándose, pero le queda una considerable tarea en bastantes aspectos

Ambición, osadía, o ambas cosas

J. Cruz, Málaga
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris