Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Ni éstos ni aquéllos   -   Sección:   Opinión

Los asesinos de Lorca eran como Rubianes

Juan Pablo Mañueco
Juan Pablo Mañueco
domingo, 10 de septiembre de 2006, 19:41 h (CET)
AL FINAL Pepe Rubianes no nos representará, con dinero público, la obra que tenía anunciada en el Teatro Puto Español (de Mierda), de Madrid, y que lleva por título “Todos eran Lorca”, refiriéndose a los últimos días del genial e irrepetible poeta granadino. Aunque sí va a hacerlo en el Auditorio de CCOO de Madrid.

Así podremos comprobar que “Todos los asesinos de Lorca eran como Pepe Rubianes”, unos verdaderos prodigios de irracionalidad y de odio generalizado, con lo cual ya hemos realizado la crítica de la obra: confundida desde el título y el resto del argumento.

Porque el espectáculo ya estaba dado: lo hizo con sus declaraciones, que más abajo reproduzco. Ahora sólo falta confirmar cuántos otros totalitarios de pensamiento hay en España, personas o instituciones, que odian tanto al prójimo como para decir lo que dijo Rubianes, sin arrepentirse todavía. Y parece que totalitarios del odio, como los asesinos de Lorca y como Rubianes, hay muchos.

Y ahora, las declaraciones del actor, y el comentario que me suscitó en su momento:

Pepe Rubianes en un programa de la Televisión Publica del Tripartito, en horario infantil, ha mandado “a tomar por culo a los españoles”, a quienes deseaba que “ojalá les exploten los cojones y se vayan al cielo sus cojones”, aunque luego rectificó destino para precisar: “¡se vaya a la mierda la puta España!”... Todo ello muy reído por el presentador, a sueldo del ente del tripartito nada crispante, según se ve...

Y lo peor no es que "se cague en España y en los españoles", que eso lo hace hasta el Gobierno de ZP casi todos los días, sin que pase nada, y no digamos los Ayuntamientos e Instituciones Autonómicas que se niegan a poner la bandera española, para no enmierdarse... No, lo peor es el tono de odio y la virulencia con que lo expresó, sin rasgo de ironía o de comicidad, ante la aceptación o el alborozo de unos responsables políticos de la cadena (del váter) que, por supuesto, no hubieran tolerado esas expresiones contra Cataluña, ni contra el País Vasco, ni contra nadie... Sólo contra la mierda oficial de "Estepaís", que ya se sabe cuál es.

Cierto que al día siguiente aclaró que no se refería a todos, sino sólo a algunos: concretamente, a quienes no piensen como él... Y, probablemente -creo yo-, tampoco a las españolas, que no gastan atributos tan abundantes y robustos como a él le sobran.

O sea, que Rubianes demuestra ser un fascista o un fasci-socialista, que es lo mismo, cuando se enerva, y también cuando se serena. Y, además, prueba ser un mal cómico: porque con haber dicho que en la patria se caga uno todos los días, ya que nadie se va a defecar al extranjero... habría salido del paso, si tuviera luces o comicidad para ello.

El grandioso -pero poco agudo- actor Pepe Rubianes ya había dado muestras de su mismo nivel intelectual y moral en otras declaraciones anteriores mucho más explícitas, por lo que no podrá argüirse que no les era conocido su credo ideológico, tampoco nada crispante ni incitador del odio... Veamos algunas perlas tranquilizadoras de su discurso anterior; breve, aunque intenso:

España: charanguera, de escupitajos, inculta, reaccionaria, ignorante, despreciadora, miserable, pedorra, lanza–exabruptos (Rubianes o cree que no lanza ninguno o bien prueba pertenecer a algún territorio, mental al menos, como el que describe), hortera, inconsciente, gargajera, cavernícola, fascista, negra, lanza–infundios, agresiva, ladrona, vilipendiadora, mamporrera, novios de la muerte, cargada de odio.

Aznar: verruga bigotuda, fascista, verruga falsaria, lameculos, babeante, culpable de la matanza de Atocha (esta vez, se ahorró lo de “asesino”, que coreaban a grandes gritos otros que jamás han crispado, ni crisparán), mentiroso, rastrero, patético, prepotente, idiota y sin escrúpulos.

La Iglesia: ultramontana, patética, cargada de odio, blasfema, enfrentadora, mentirosa, con telarañas mentales, amenazante, irán al infierno.

Todos juntos: según Rubianes, deben irse “a cagar a la playa”, por ser unos “mierdosos” que ya se sabe que es “lo que comen las gaviotas”. Y concluye Rubianes afirmando atinadamente que en todo esto hay... “¡pobres bestias!”.

POSDATA: Sí, en todo esto hay "pobres bestias". Las que mataron a Lorca eran muy similares a Rubianes y también a quienes le jalean.

Noticias relacionadas

Xavier Domenech, ni una cosa ni la otra

Perfiles

Reinicio del Sporting

La plantilla del Sporting representa también a Gijón

Penumbras cuánticas

La farándula nos hipnoyiza si no prestamos atención a las conexiones perversas que subyacen

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris