Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Al borde del precipicio   -   Sección:  

Por no irse a tiempo

Antonio Valencia
Antonio Valencia
sábado, 9 de septiembre de 2006, 20:31 h (CET)
El pasado miércoles la selección española de fútbol cosechó una derrota de las "históricas" ante Irlanda del Norte, es decir, de esas que suelen tener como consecuencia más o menos directa el cese del seleccionador vigente. Con todo, ¿hasta qué punto es responsabilidad del entrenador la actitud o el rendimiento de los jugadores?

Mirando el partido con frialdad, la verdad es que España no jugó tan mal como para perder. Uno recuerda partido mucho peores saldados con victoria o derrotas por el mismo resultado pero mucho más sonrojantes porque ahí sí que el equipo estuvo realmente mal, como fue el caso de Chipre, que marcó el final de la "era Clemente"

Hay partidos que se pierden porque el contrario es superior, otros porque el equipo juega mal y otros por fallos puntuales. Este último fue el caso de Windsor Park, donde España cayó por tres fallos puntuales (y muy graves) como el de Xabi Alonso en el primer gol, el de los centrales en el tercero y el despiste general del segundo.

Por eso no me acaba de gustar la teoría del cese del entrenador por este resultado, porque no le considero responsable de fallos defensivos puntuales, que al fin y a la postre fueron los que decidieron el partido. Sin embargo, sí le considero responsable de no haber salido con extremos claros, que es como siempre se le jugó (y con cierto éxito) a Irlanda del Norte, en detrimento del 4-3-3, que pecó de cargar excesivamente el juego por el centro.

En cualquier caso, si se produce finalmente el cese o dimisión o lo que sea de Luis Aragonés (después de la salida de Clemente de la selección, uno ya no sabe que término debe usar) será por lo mismo por lo que la dejó (o le obligaron, o...) el de Barakaldo: por no haberse ido a tiempo. Es decir, Aragonés debió irse tras el Mundial, como el mismo prometió, para no arrastrar el desencanto de Alemania a esta fase de clasificación, que es lo mismo que le pasó a Clemente tras el mundial de Francia.

Dicen que la historia se repite, y que el que no aprende sus lecciones está condenado a repetirla. Parece que dicen bien.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris