Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Copo   -   Sección:   Opinión

Sindicalistas y la juez Alaya

Hace un montón de años lanzar un bonito piropo a una mujer era un acto de delicadeza, hoy puede convertirse en machismo puro
José García Pérez
domingo, 13 de octubre de 2013, 14:28 h (CET)
Hace un montón de años lanzar un bonito piropo a una mujer era un acto de delicadeza, hoy puede convertirse en machismo puro o acoso. De tal manera esto es así, que cuando a la vera de un servidor pasa una mujer como un templo uno se complace en verla de refilón, ni siquiera en mirarla; de toda esta nueva locura se salva la poesía que es como una gran enciclopedia que, en un elevado tanto por ciento, se dedica a endiosarla.

No hace falto ser un experto para caer en la cuenta de lo misterioso que puede ser el rostro de una dama, sirva de ejemplo, entre muchos, el de la juez Alaya que, tal vez a causa de una enfermedad que padece, podría tildarse de impenetrable, frío, inmutable, misterioso, sereno y, al menos, bello; por ello extraña que los sindicalistas, creo de UGT, que enfurecidos por las detenciones de algunos de sus compañeros la emprendieran con ella al grito de ¡fea¡ y algo así como inquisidora.

Resulta extraño que dichos representantes, creo que de los trabajadores, hayan, no insultado a la juez con el primero de los gritos, sino que han reconocido que es guapa y, para exteriorizar su cabreo, hayan ido en sentido contrario a la realidad para intentar insultar a la magistrada que anda poniendo, tal vez con cierta lentitud, las cosas en su lugar correspondiente. Si la juez es inteligente, trabajadora se sabe que es, se habrá sentido satisfecha de escuchar ese improperio sobre su “fealdad” que, venía a ser, si ustedes se paran un poco a pensarlo, el reconocimiento por ese grupo de sindicalistas machistas de su belleza.

De todas formas no es elegante que estos caballeros sindicalistas acosen a una magistrada por su doble condición de juez y mujer, y en uso de su falta de delicadeza la llamen inquisidora y fea, uf.

Ponía en duda en el tercero de los párrafos de este “copo” nuestro de cada día la inteligencia de la juez Alaya, pero ahora, tras el crema que acabo de ingerir, afirmo su inteligencia por no haber ordenado, potestad tenía para ello, a las Fuerzas de Seguridad que dispersaran a los sujetos del acoso.

En fin, no sé ustedes, pero estoy deseando saber en qué termina este proceso que tiene en tensión a buena parte de un personal amante de extrañas cenas y no de guapas mujeres.
Comentarios
rimowa スーツケース 17/oct/13    15:22 h.
xelxrfiet 17/oct/13    13:58 h.
capturediem 17/oct/13    13:49 h.
アグ 毛皮 17/oct/13    13:49 h.
手作り アクセサリー 17/oct/13    13:49 h.
電波時計 カシオ 17/oct/13    13:49 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Cayendo en la Misandria

El feminismo como tal surgió en España en la década de los 70

La supremacía blanca y la permisividad del presidente Trump

Imponderables

Hemos de contar con las debilidades humanas...para contrarrestarlas, claro

El negativismo izquierdista como arma de lucha

Los ignorantes son los muchos, los necios son los infinitos; y así el que los tuviese a ellos de su parte, ese sería señor del mundo entero.” B. Gracián

Trump, los supremacistas y el White Power

¿La condescendencia de Trump con los supremacistas provocará el despertar de las Fraternidades negras?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris