Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Análisis internacional  

Bye Blair

Isaac Bigio
Isaac Bigio
sábado, 9 de septiembre de 2006, 19:29 h (CET)
Mientras en las repúblicas americanas el jefe de Estado es electo directamente por la población y por un periodo definido, en Reino Unido este cargo es hereditario y vitalicio.

Elizabeth II lleva casi 55 años como reina. Su país tiene dos cámaras; una es electa (la de los comunes) y otra no (la de los lores).

El primer ministro es quien gobierna, aunque no es elegido directamente por la población. Es la reina quien le nombra escogiendo al líder del partido que obtuvo mayoría en el parlamento.

Como no hay representación proporcional sino uninominal, un partido (como hoy pasa con el laborismo), puede tener menos del 40% de los votantes pero controlar un 60% del parlamento.

Blair, como todos los parlamentarios, solo ha sido votado en su distrito. El siempre ha tenido menos de 40,000 votos.

La única instancia que podría removerlo no es el pueblo ni el parlamento sino la conferencia de su partido laborista (24-28 Septiembre), pues si ésta decide ir a cambiar de líder, la reina debería designar como premier al nuevo jefe que el partido mayoritario adopte.

Noticias relacionadas

Dignidad y valores

La dignidad es el respeto y estima que toda persona por el hecho de estar viva se merece

Rivera apela al transfuguismo político. Quien no corre vuela

Quizá esta ha sido la más rocambolesca época de distrofia política, donde el futuro de España se está jugando al “estraperlo”

En el último minuto

​Si no fueran politicos adolescentes sino hombres de Estado, con visión del bien común del país y no de partido o personal, se agarrarían 'in extremis' a un gobierno de gran coalición con pactos de mínimos ante los grandes eventos que nos anuncia el futuro

Ver, juzgar y actuar

​Voy colgando mis modestos artículo en un blog al que he titulado “ver, juzgar y actuar”, los tres pasos que aprendimos en el libro de Maréchal, La Revisión de Vida, en mis años juveniles en la Acción Católica y seguramente el paso más difícil es el de juzgar, pues si cada hecho sobre el que me fijo a la hora de escribir no lleva a un juicio sobre mi mismo queda reducido, en el mejor de los casos, a un simple comentario bastante inútil.

Párrafos que no irán a ninguna parte. Parte II

No a los malos tratos, a la maldad. No al dolor inaugurado ni la terquedad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris