Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cultura   Literatura   -   Sección:   Opinión

Ebriedad y literatura

La narrativa y la poesía no han dado más que para dar buenas ideas para salvar el mundo
Manuel Senra
viernes, 11 de octubre de 2013, 08:23 h (CET)
Sin miedo a encontrar en mi memoria mayoría de creadores que parte de su vida han vivido ligados a las drogas, de todos, artistas y creadores del mundo literario son los que más han consumido sustancias opiáceas, aunque también lo fueron -y continúan siéndolo- cantantes, actores, músicos y pintores… ¿Y por qué son más que ningunos los escritores?.

Quizá porque la vida de los poetas es más de recitar y conversar, van muy ligados a la charla, a la manera de compartir, amantes de pequeños tertulias en torno a unas copas de vino… O tal vez porque sean uno de los gremios de la humanidad que más han sufrido, pero no por los efectos del propio arte, sino por el tirón del opio o la morfina. Pues la narrativa y la poesía no han dado más que para dar buenas ideas para salvar el mundo y nunca para salvarse ellos mismos.

En Europa, por ejemplo, los ingleses, por los siglos de los siglos, tal vez nacen con genes tradicionalmente aventureros y conquistadores, con la sola intención de abarcar el mundo, dándoselas por el mundo de superhéroes, y, en cierto mundo, un poco extravagantes, también: circulando por la izquierda, o por el simple hecho de no usar el sistema métrico decimal… En fin. Claro que de estos asuntos carecemos hoy de porcentajes y de escalas comparativas, con lo que el tema de las drogas queda ya muy atrás en el tiempo… Quizás por eso, conquistadores y aventureros por antonomasia, los ingleses conocían al dedillo los opiáceos y toda clase de alucinógenos habidos y por haber.

El gran Thomas de Quincey (1785-1859) habla de sí mismo en el primer tomo de su biografía Confesiones de un comedor de opio. Y sí, como la propia historia de las drogas, en todos los individuos que la han consumido, el libro de Quincey tiene un comienzo feliz y un final desolador.

“Lo tomé y en una hora, ¡santo cielo, que revulsión! ¡Qué apocalipsis de mi mundo interior! ¡Que abismo se había abierto ante mí: un abismo de divinos goces repentinamente revelados”. Tras ocho años de consumo exagerado escribe: “Desde hace tiempo el opio no fundaba su imperio en los brazos del placer, sino que mantenía sus dominios únicamente a casusa de las torturas asociadas a los intentos de adjurar de él”. Ah, son palabras que cobran fuerza frente al destino.

Baudelaire (el poeta maldito; no inglés, como todo el mundo sabe), tras experimentar una gran exaltación, esta le hace escribir lo siguiente: “Nadie se extrañará de que un pensamiento último, supremo, brote del cerebro del soñador: Me he convertido en Dios”.

De acuerdo, pero al final acaba diciendo: “Añadiré que el hachis impulsa al individuo a mirar sin cesar, precipitándose hacia el abismo donde contempla su rostro de Narciso”.

También Rimbaud y Teófilo Gautier y Aldous Huxley y Jean-Pau Sartre, y más recientemente Jack Kerouac (1922-1969)… hicieron también de las suyas. Pero de eso, ya digo, hace ya algún tiempo.

Nosotros, artistas y literatos de pueblo, hemos tenido un perfil más bohemio, más de trasnochadores, de gente buena que pega el codo al mostrador, que ríe, llora, maldice…, incluso a veces rompiendo ciertas normas y convenciones sociales. Pero, normalmente, volvían a casa con las últimas hebras de tabaco del último cigarrillo del día, y un poco de esperanza para seguir viviendo.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

La maldita enfermedad

A lo largo de la historia se han declarado pandemias que han diezmado la población de grandes zonas del mundo

Siempre quedará Valle

En tiempos turbulentos, en los que España parece un boceto de sí mismo, un esperpento, hay que reconstruir los cristales cóncavos de la Calle del Gato

Podemos, el cuarto en discordia

Isabel del Rey, de profesión poeta

Hay que leer estos 'Versos de escuela' de Isabel del Rey porque es la libertad lo que se lee en los poemas

Miedo nos da. ¿Un Art.º 155 descafeinado?

¿Se pretende restaurar la legalidad en Cataluña o salir del paso con el menor coste político?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris