Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cesta de Dulcinea   -   Sección:   Opinión

Albañiles

Nieves Fernández
Nieves Fernández
sábado, 9 de septiembre de 2006, 19:29 h (CET)
No llevan otro color en su cuerpo que el del bronceado del trabajo, ese que comúnmente llamamos bronceado de albañil o de los pobres, y que curiosamente se aplica no sólo a los miembros de su profesión, sino a todo currante que deba exponerse al sol por diversos motivos.

Son los profesionales que juntando los horarios de invierno y verano, con sus correspondientes sueldos, salen casi tan bien pagados como sus compañeros manitas los fontaneros, pero con la diferencia de que éstos realizan habitualmente su trabajo bajo techo. Sorprende en su horario, no sabemos si estará recogido en su convenio, la gran diferencia de horas trabajadas en una u otra estación, ya que dependen en grado extremo de la luz natural de cada época del año, por lo que en el estío se hartan de echar horas extras.

Son los trabajadores de la construcción, laboralmente muy solicitados, entre los que te puedes encontrar grandes artistas de la baldosa y el ladrillo o, por el contrario, también grandes chapuzas que pueden llegar a desesperarte en el sentido más literal del término, así con ellos suele funcionar mucho el boca a boca de la buena o mala cualificación tanto de ellos como de su cuadrilla de compañeros.

A los albañiles se les teme tanto como se les busca y desea, es una relación de cariño y odio laboral llevada hasta el extremo. De ellos se dice que primero lo trastocan y desordenan todo, incluida la vida cotidiana de quien los contrata, pero al final el cliente se siente satisfecho por lo bien que lo han dejado todo, ya sea ésta una vivienda construida o reformada, y tanto se les agradece y elogia su buen trabajo que al poco tiempo se olvidan las penurias necesarias para llevarlo a cabo.

Este verano, los albañiles han sido tristemente protagonistas de la desgracia, por ser un gremio especialmente atacado por las numerosas olas de calor sufridas, olas no precisamente de mar que cada uno de nosotros aguantamos como podemos a golpe de ventilador, piscinas, playas, aire acondicionado y agua fresquita, frescas soluciones que muchos de ellos no han podido respetar por las obligaciones de su trabajo, ni siquiera la necesaria recomendación de no exponerse al sol a las horas más calurosas de la tarde.

Al menos cinco han sido las víctimas que han fallecido este verano por golpes de calor en julio y agosto en Orense, Murcia, Madrid, Menorca y Barcelona, con unas edades entre los 19 y 53 años, teniendo la particularidad de que no son estas provincias de las más calurosas, pero ya se sabe que cuando hace calor, hace calor en todas partes.

Cinco albañiles víctimas de la hipertermia maligna que ya ha sido considerada como causa de accidente laboral en alguna de estas comunidades. Y es muy lógico que así sea y se rectifique y corrija como causa de fallecimiento, pues habiendo veranos como éste de los más tórridos de los últimos treinta años, los expertos en riesgos laborales, desgraciadamente tan en boga en los últimos tiempos, deberían aplicar sus conocimientos para vigilar e inspeccionar los riesgos que tienen estos trabajadores al trabajar a la intemperie.

Los albañiles suben y bajan durante todo el año por andamios vertiginosos, guardando un equilibrio que para sí lo quisieran muchos artistas circenses; pasan frío en invierno y calor en verano y, por muchas alertas rojas y naranjas que haya, nadie parece alertarse por ellos. Obreros de la construcción les llaman. Es posible que coordinando un poquito los horarios y las exigencias y encargos de la construcción estas muertes puedan evitarse.

En estos veranos en exceso calenturientos ayudémosles a que con la prevención laboral del sentido común se construyan, a la sombra si es posible, un mejor futuro.

Noticias relacionadas

El sermón final de San Óscar Romero sigue resonando en la actualidad

Ante una orden de matar que dé un hombre debe prevalecer la ley de Dios que dice ‘No matarás

Complot de iluminados para asesinar al Kingfish

Inquietantes datos detrás de asesinatos políticos fundamentan teorías conspirativas que por mucho tiempo se consideraban producto de una paranoia delirante

El histrionismo de P. Sánchez, muestra de la peor demagogia

“Enséñale a ignorar los gritos de las multitudes que solo reclaman derechos sin pagar el costo de sus obligaciones” Abraham Lincoln

Usar la libertad y la razón para ser personas

Cuidado con las ideas que tratan de imponernos

Gobierno y la campana Montserrat

Dolors fue la campana salvadora
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris