Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   A pie de calle   -   Sección:   Opinión

El cola-cao de Pepu

Paco Milla
Paco Milla
viernes, 8 de septiembre de 2006, 21:38 h (CET)
Impresionante, oiga.

¿Quiere usted probar un cocktail bestial, para saber como anda de defensas...? Le propongo una prueba, la misma, por cierto, a la que se ha sometido Pepu, el entrenador del equipo nacional de baloncesto, durante estos días.

Primero, debe usted ser alguien desconocido, (a pesar de tener un amplio currículum deportivo como preparador), después acuda al Campeonato Mundial, clasifique al equipo, cuando esté a punto de jugar la final, haga que muera su padre, pero eso si…¡no le diga nada a los chavales!.

Si lo pasa mal, se aguanta, hace de tripas corazón y “tira p'alante”.

Durante el partido, su mente tiene que dividirse entre el sentimiento por la perdida de su progenitor y la ventaja de 20 puntos que los chavales sacan al equipo contrario. Finaliza el partido y comienza la euforia… ying y yang, pensamientos positivos y negativos se van alternando en su cerebro.

Doce horas de viaje cantando y tomando champagne en el avión, un intento de dormir un poco y miles de imágenes que pasan por su cerebro a una velocidad vertiginosa, abra los ojos, para que todo acabe, largas miradas perdidas al respaldo del asiento delantero…

¿Por qué, por que mi padre no pudo aguantar una semana mas, para disfrutar con mi triunfo? ¿Acaso fue el precio pagado por conseguir lo que nadie antes había logrado? ¿Por qué yo…porque nosotros?... Díaz Miguel, Fernandito Martín que estáis en los cielos…¡contestadme!

Preguntas y más preguntas sin respuesta.

Llegada a Madrid, paséese en un autocar descapotado por la ciudad recibiendo vítores, déjese llamar campeón, deje que bendigan a la madre que le parió, siéntese en la cumbre, hagan declaraciones, reivindicaciones, con la seguridad que da “ir sobrado” y ser Campeón del Mundo.

Después retírese a Ribadesella con su familia a “descansar”, pero nada mas hacerlo, reciba una llamada telefónica que le anuncia que ha ganado el premio Príncipe de Asturias de los deportes, haga declaraciones, visite la tumba de su querido padre, haga carantoñas a sus hijos, hágale el amor a su esposa, vea la tele una hora, (de la que 40 minutos los ocupa imágenes sobre usted y su equipo), aguante comparaciones con los “inútiles” de la Selección Nacional de Fútbol defendiéndolos ante sus errores, defienda también a Aragonés que no quiere marchar, sino “que le marchen” (con el bolso lleno).

Entrevistas y mas entrevistas, saludos en la calle, en el café… y digo yo ¿el cola cao que debe tener este hombre en su cabeza, debe ser impresionante, no?

Asombrado me hallo de que no le haya dado una lipotimia traicionera. Vaya aguante el del Pepu. Pues nada, felicidades, oye… el destino te eligió sin duda por tu fortaleza.

¿Hay alguna duda? Pues eso.

Noticias relacionadas

Penumbras cuánticas

La farándula nos hipnoyiza si no prestamos atención a las conexiones perversas que subyacen

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña

Cataluña a la deriva (y 3)

Entre lo emocional, caótico y ridículo

Hipatia, filósofa de Egipto

Es una mujer dedicada en cuerpo y alma al conocimiento y a la enseñanza
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris